Jaumuave, Tamaulipas.- La ciudadanía Jaumavense está convencida que Ricardo Quintanilla Leal, es un factor real de poder en el municipio de Jaumave, el cual  es seguido y arropado por cientos de Jaumavenses que bien que conocen de sus bondades al haberlos apoyado con viviendas, medicamentos, despensas alimentarias, herramientas de trabajo como picos, palas, machetes, azadones, entre otras, además de que siempre ha estado muy al pendiente de las necesidades de la gente más pobre de Jaumave.

Sin embargo, dicen algunos de sus seguidores que a don “Billeto” le sobra generosidad pero le falta humildad, ya que en la fiesta política que organizó en la plaza principal de Jaumave frente a la presidencia municipal para apoyar la política del candidato por MORENA a la presidencia de la republica Andes Manuel López Obrador, si  prevaleció el espíritu  de compañerismo partidista,

sin embargo, a la hora de deglutir los alimentos, las familias  comían  lo que le invitaban como lo es la comida tradicional de esa región asado de puerco, picadillo, sopa de fideo seca y las papitas con azafrán comida sabrosa e higiénica, pero cuando discurría la gente por las inmediaciones donde se encontraba la mesa principal de Ricardo Quintanilla Leal, lo vieron saborear un exquisito cabrito elaborado por expertos en este tipo de guisos y decía la gente Don “Billeto” nos habla de igualdad pero no convive de manera igualitaria con nosotros.

Siendo que Don “Billeto” enarbola la filosofía de Jesucristo pero la dieta del Mesías era a base de granos, frutas secas, pescado los que compartía con sus apóstoles de manea por igual, así como con sus fieles seguidores, sin embargo con Ricardo, hay lejanía, berreras entre el poderoso empresario y el humilde pueblo de Jaumave a los que considera sus vasallos.

Cabe mencionar que de los candidatos más populares al gobierno de Tamaulipas sobresalen Tomas Yarrington y Eugenio Hernández Flores, de quien se sabe, si bien es cierto que tenían una vida licenciosa y de placeres Sibaritas (placeres refinados inclinados a los lujos) pero en sus campañas proselitistas los veíamos entrar a las humildes viviendas del altiplano tamaulipeco en donde los pobres  les ofrecían esas tortillas hechas de  maíz que ellos mismos cosechaban en sus milpas recién “saliditas”  del comal de barro,  con chile del monte  molcajeteado y frijoles de la olla, y comían  unos suculentos tacos que con indefinido placer saboreaban los candidatos ante el beneplácito de la gente humilde que se llenaban de satisfacción de que tan altos personajes hubiesen estado en sus humildes casas departiendo sus modestos alimentos.

En una ocasión acudimos a reportear con personal de “el decidor” una visita del entonces gobernador del estado Manuel Cavazos Lerma al municipio de Bustamante en la plaza 20 de Noviembre y como tradicionalmente se hace se distribuían  los platos de comida entre la gente asistente consistente en picadillo, fideo seco, papas con azafrán, tortillas y refresco de lata.

Mientras que al gobernador Cavazos, se le atendía en una mesa aparte en donde le sirvieron exquisitas viandas como la barbacoa de pozo, cabrito guisado, etc. lo que nos llamó la atención fue el ver cuando un niño que pasaba cerca del gobernador con su plato pletórico de fideo tomándolo el gobernador de la mano trayendo en la otra su plato de barbacoa, lo invita a  sentarse en una jardinera en donde el ejecutivo le preguntó al niño ¿te gusta la barbacoa? ¡Sí! Pero hace mucho que no la cómo?,  mira le dijo el gobernador Cavazos, tú te comes mi plato de barbacoa y yo me como tu sopa de fideo y, como si fueran dos viejos amigos  se pusieron a degustar los sagrados alimentos , esta noble acción del gobernador ¿la podría hacer algún día Don Billeto?

Comentarios

comentarios