Atienden a jóvenes en hospital de “corazones rotos”

0
23

Con un novedoso enfoque basado en la atención a pacientes jóvenes —de entre 12 y 29 años de edad—por médicos jóvenes, el Hospital de las Emociones, proyecto a cargo del Instituto de la Juventud de la Ciudad de México (Injuve), se impuso el reto de cambiar la forma de hacer política pública de juventudes.

Desde enero de 2016, más de 35 mil jóvenes han recibido ayuda especializada en este hospital, para enfrentar el dolor causado por un duelo, por una ruptura amorosa o la ansiedad provocada por la propia familia, que les demanda éxitos profesionales y económicos en una urbe extraordinariamente aspiracional y compleja.

El instituto encontró en la Consulta de Tendencias Juveniles de la Ciudad de México un grave problema de salud emocional en los jóvenes. Y es que un dato que alarmó a las autoridades locales fue que 55 por ciento de los jóvenes encuestados en la consulta se consideraron personas infelices.

Además, 66 por ciento declaró haberse sentido deprimido en alguna ocasión, estos resultados dieron pie a desarrollar el primer Diagnóstico de Salud Emocional Joven de la Ciudad de México.

Esta encuesta consistió en evaluar el estado emocional de los jóvenes y la incidencia de alteraciones psicológicas; la muestra fue de 100 personas, de entre 14 a 29 años de edad, por cada una de las 16 delegaciones.

María Fernanda Olvera Cabrera, directora del Injuve, explicó que a raíz de esta información y otros sucesos como el ocurrido en el News Divine —en donde hace 10 años fallecieron 12 jóvenes— hubo serias recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal para crear una verdadera política dirigida a este sector.

“Estos indicadores nos hicieron entender la importancia de conocer la situación emocional de las personas, y cómo esa situación emocional es la pieza clave para entender cómo los individuos se comportan en sociedad”, dijo en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt.

De ahí se originó el proyecto de política pública, desde la conceptualización hasta la implementación, que hizo una realidad el Hospital de las Emociones.

El hospital se concibió como un lugar cómodo y agradable que generara empatía con los pacientes. También diseñaron un modelo clínico innovador en colaboración con los Servicios de Salud Mental de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México.

El modelo que crearon en conjunto es único, no tiene precedentes en el país, ya que la idea partió de ser un servicio de atención de jóvenes para jóvenes, lo que logra generar un vínculo de empatía más fuerte, comentó Olvera Cabrera.

Un estudio sobre la depresión en adolescentes en México, del Instituto Nacional de Psiquiatría, reveló que la prevalencia de esta enfermedad es mayor en poblaciones con situaciones psicosociales desfavorables; sin embargo, las investigaciones epidemiológicas demuestran la presencia del problema en la población general.

En la transición hacia la edad adulta afecta mucho a los jóvenes la idea de tener que cumplir las aspiraciones o metas impuestas desde el entorno familiar, en especial de los padres. Por lo que muchas veces se llegan a sentir muy presionados.

“En el mundo de hoy en día todo está apuntando en dirección hacia las emociones, desde la mercadotecnia hasta la sociología. Por lo que está claro que el mundo se está moviendo hacia las emociones”, agregó la especialista.

Por: AGENCIAS

Comentarios

comentarios