Autos “chocolates” son una necesidad en Tula

0
42

Lo que hace unos años era bastante difícil de encontrar, ahora se ha vuelto parte del parque vehicular en Tula, los “autos chocolates” o carros americanos, con placas de estados de la Unión Americana, o con placas de las diversas organizaciones que aseguran cuidan de su patrimonio como la ONAPAFFA, UCD y CNC, los autos de origen americano se han apoderado de calles y caminos en este municipio.

Es por economía que los autos chocolates vinieron a llenar el municipio de Tula y es que los ciudadanos lo hacen por necesidad y no precisamente por lujo, refirió un Tulteco que pidió omitir su nombre al comentar del tema.

“Si compramos un carro no rebaza de los mil 500 a 2 mil dólares, y son unidades económicas para trasladarse de sus casas al trabajo, a la escuela de sus hijos, entre otros, si checas no son vehículos lujosos o de gran tonelaje, pues también la gasolina es muy cara, son carros o camionetas para el trajinar diario”, puntualizo.

Desafortunadamente estos autos chocolates no se pueden legalizar por la modalidad que tiene la aduana de Matamoros y los altos costos que se están manejando para la regularización y nacionalización, de ahí que obtener un vehículo nacionalizado o mexicano sea algo impensable por muchos Tultecos.

Por eso, pese a las amenazas de los retenes de la policía federal, de los avisos que un día llegara la policía fiscal a recoger autos americanos usados, su circulación y venta no disminuye en Tula, ya que las familias de escasos recursos, que son las que no tienen para sacar un auto de agencia, pero si ocupan un vehículo para sus mandados.

Destacó que ojalá pronto las nuevas autoridades federales hagan algo al respecto para que la importación de vehículos usados se pueda dar de nueva cuenta como en años anteriores y reactivar esta economía, con un programa de nacionalización, volver a intentar incautar vehículos solo provocara problemas, y estamos esperando que los representantes en el Congreso de la Unión y del Estado hagan algo al respecto, pues los vehículos chocolates, aquí están y no se van a ir de un solo plumazo, finalizo el entrevistado.

 

 

Comentarios

comentarios