En México predominan las creencias políticas

0
7

Ciriaco Navarrete Rodríguez

En México predominan las creencias políticas, y consecuentemente desconciertan a las acciones gubernamentales, lo cual, es una serie de verdades irrefutables que han contribuido a realizar acciones de gobierno que no se ajustan a la realidad y por lo mismo, contribuyen a tomar decisiones de gobierno muy equivocadas porque son contrarias a los reclamos del pueblo mexicano.

Esa problemática conceptual se encuentra muy arraigada en la mentalidad de las autoridades de los tres niveles de gobierno, que, por cierto, son los paradigmas innegables del pueblo mexicano en su conjunto, en el cual, recalan todos pensamientos y las acciones gubernamentales equivocadas, y aunque en muchos casos son producto de buenas intenciones, la verdad es que pensar y actuar al tanteo, equivale a gobernar “al ahí se va”.

Ese equivocado paradigma lo tenemos a la vista en las promesas y decisiones del presidente electo de México, pues todos los mexicanos somos testigos de que tanto sus propuestas electorales, en franca empatía con sus adversarios, ofrecían las mismas utopías, y actualmente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien está a menos de dos meses de asumir el cargo de Presidente de la República Mexicana, conjuntamente con sus futuros colaborados, y los propios legisladores federales que ya están en funciones,  todos ellos se encuentran perdidos en la regresividad de sus creencias.

AMLO, se aferra a sus creencias de que va a ejercer el poder presidencial con apego a la democracia, como régimen de gobierno, pero evidentemente no sabe que está cancelado desde 1917, en la Constitución General de la República que tanto han festinado todos los líderes de los partidos políticos, quienes han demostrado que tampoco conocen y ni entienden esa concepción gubernamental.

Nuestros políticos y también los gobernantes, además de los académicos más connotados, y el pueblo en general, todos, absolutamente todos, hemos sido víctimas del más perverso e histórico adoctrinamiento que es presidencial, porque el principal promotor es el presidente de la República en turno, quien por medio de una ley no escrita, al obligar a las y los gobernadores de los Estados, los hace sus cómplices obligados en toda suerte de abusos y excesos políticos y gubernamentales.

Pero eso no es todo, porque somos testigos de que lo mismo sucede con el Poder Legislativo, que desde siempre ha sido un gigantesco nido de corrupción e impunidad, porque cuando el presidente no tiene mayoría para aprobar sus inapropiadas iniciativas de ley, es público y notorio que compra a los diputados y a los senadores, y de esa manera, en los últimos 80 años, siempre ha logrado que se aprueben sus ocurrencias legislativas.

El poder judicial no se ha escapado nunca de esas malas artes presidenciales, tan es cierto, que los mexicanos y el mundo entero, se enteró, de las maniobras ilegales que, burda y evidentemente fueron ordenadas por el presidente Enrique Peña Nieto, para realizar el teatro judicial que protagonizó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para casi dejar en libertad a César Duarte, quien durante su sexenio como gobernador de Veracruz, hizo uno de los más grandes atracos en las arcas públicas estatales.

Esa cadena de irregularidades se ha repetido en todos los Estados de la República Mexicana, porque aquí en Tamaulipas también se han replicado esas malas artes, tan es cierto, que están encarcelados los exgobernadores Tomás Yárrington Ruvalcaba, y Eugenio Hernández Flores, ambos están siendo procesados por diversos pero grandes delitos que cometieron en agravio de los bienes económicos del pueblo de tamaulipeco.

Y aunque Peña Nieto pretendió darles el beneficio de la libertad, porque igual que Cesar Duarte, fueron miembros distinguidos de su Partido Revolucionario Institucional, debido a que en gobernó de Tamaulipas está encabezado por el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien es asistido por el brillante JURISTA Abelardo Perales Meléndez, quien se desempeña como Jefe de la Consejería Jurídica y Coordinador General Jurídico del Gobierno estatal, los demonios presidenciales toparon con una infranqueable pared.

Hay muchos otros paradigmas de las maldades presidenciales, pero la mayor parte corresponden a los errores conceptuales, porque no han entendido, incluido AMLO, que en México carecemos de democracia verdadera, y debido a esa realidad desde hace un siglo, jamás ha podido crecer la riqueza, pero si crece la pobreza de manera exponencial, y en todas sus formas y modalidades.

Esas deficiencias de AMLO, igual que los poderes Legislativo y Judicial de la federación, más temprano que tarde los van desmentir, sobre todo cuando se den cuanta que será imposible que, sin democracia, como régimen de gobierno, jamás podrán dar cumplimiento a sus proyectos presidenciales, legislativos, y tampoco los correspondencia a la impartición de justicia.

En otras palabras, el presidencialismo centralista y antidemocrático creado por Don Lázaro Cárdenas que es la escuela política y gubernamental mexicana, seguirá intacta, y esa realidad debe ser bien aprovechada principalmente por el Partido Acción Nacional (PAN), particularmente en Tamaulipas, no solamente para conservar el poder gubernamental del Estado, porque hay materia suficiente para que sin temor alguno, se pudieran hacer realidad las aspiraciones presidenciales de Francisco Javier García Cabeza de Vaca, actual gobernador del Estado.

Email: ciriaconavarrete_1941@yahoo.com.mx ….Facebook:Ciriaco Navarrete Rodríguez

 

Comentarios

comentarios