Gambusinos buscan el oro que dejó un rico hacendado

0
115

El ejido Bustamante es de las más grandes comunidades de ese municipio, toda vez que cuenta con más de 5 mil hectáreas para la agricultura y ganadería, el cual tiene  una gran historia, toda vez que ahí se encuentra lo que fuera la hacienda del Español Juan J. Casaño, hombre rico que era dueño de vidas y haciendas de todo lo que hora es el altiplano comerciando la producción agrícola y ganadera.

Cabe apuntar que años después del ocaso del rico hacendado, llegó a la presidencia de la república el general Lázaro Cárdenas del Rio, y desde esa fecha se dio con fuerza la repartición de tierras, siendo en ese periodo cuando se constituyó el ejido Bustamante el cual fue repartido  a los auténticos campesinos que lo conformaron 112 ejidatarios que componen esta gran heredad que les fue dotada por Tata Lázaro

Es significativo comentar que desde el Pantanito ubicado a poca distancia de la cabecera municipal colectaron (las lloraderas de agua) mediante una tubería que suman 14 kilómetros y  condujeron el líquido vital potable al ejido Bustamante donde los ejidatarios beben agua de roca (sale de las rocas de la sierra) y hasta el ganado.

El agua del Pantanito llega al ejido a comento a dos grandes almacenes de 380 mil litros así como  a un aljibe de concreto en el cual hace años a un lugareño se le ocurrió sembrar un puñado de alevines de Tilapia y ahora se ha multiplicado esta especie de Mojarras.

Al ejido Bustamante se le conoce como Joya de Palo Blanco y lo más significativo de este lugar aparte de la gran riqueza que les brinda la naturaleza es el ver que con aparatos rústicos y sofisticados cruzan la sierra Gambusinos en busca de las supuestas barras de oro, centenarios y monedas de plata que dejó enterrados el cacique español Juan J. Castaño

Comentarios

comentarios