INFIERNO GRANDE

0
29

Cuestiona de la sociedad, la actitud de la alcaldesa electa Laura Córdova Castillo, dama que cada día se aleja más y más de la sociedad que la tendrá como alcaldesa y esto lo comentan porque no saluda ni a la gente que no votó por ella.

Y, esa arrogancia y mal proceder le costará caro porque con el pueblo no se juega, podrá ningunearlo porque se siente que dios la bordo a manos, pero una vez que aterrice, se dará cuenta que es de carne y hueso que se comerán los gusanos al igual que los despojos de cualquiera mortal.

Sería bueno que Laura, ¿cuya profesión es?. ¿Qué estudió? se ponga a hojear aunque sea a vuela pluma la Constitución de la Republica para que se entere que toda persona tiene derecho a presentar peticiones y quejas respetuosas a los servidores públicos por motivo de interés social y particular y de obtener pronta resolución, pero con esa arrogancia seguramente no hará nada en bien del pueblo.

Quizá no ha entendido que llegó al poder muy desgastada donde más de 700 palmillenses no la quieren, con esa actitud de perdonavidas no se le augura un buen futuro—quizá ya olvidó que su triunfo se lo debe a Jorge Monita y Jaime Barragán, personalidades que sí saben hacer comal y metate con el pueblo.

La dama arrogante aún no tiene tiempo para escuchar críticas, aun así, le guste o no le interesen las opiniones del pueblo, continuarán cuestionándola y recordándole que ella será una  funcionaria, pagada con los dineros del pueblo, así que es el pueblo el que ordena, es el pueblo el que pone y quita alcaldes, que eso no se le olvide señorita Laura, porque los descalabros duelen y mucho.

Esto téngalo bien claro, y que fue elegida para mejorar la calidad de vida y desarrollo de un pueblo y no de un grupito de amiguitos y compinches.

Comentarios

comentarios