La cisterna para agua que donó Salvador Barragán

0
52

Sin duda el talón de Aquiles* del poblado Altamira es el liquido vital, el cual desde hace años hacen llegar desde el ojo de agua denominado “el Tepozan” ubicado en la Comunidad Agrícola La Peña municipio de Miquihuana.

No hubo la necesidad de desarrollar   tecnología sofisticadas para dotar de agua al poblado Altamira ya que mediante conocimientos rudimentarios que aplicaron a la resolución de problemas concretos hicieron que el agua por efecto de la gravedad llegara a la red de distribución.

Los habitantes del Poblado Altamira, hacían frente a los escases del vital recurso apoyados con un pequeño almacenamiento a donde llegaba el agua para luego ser distribuido a todas las familias.

Foto: Salvador Barragán Camacho.

Podemos decir que, como bendición para los lugareños en el año de 1982, hacía campaña al Senado de la Republica Salvador Barragán Camacho, quien hacía formula con Américo Villarreal Guerra y para la presidencia de la republica el PRI había postulado al Lic.  Miguel de la Madrid Hurtado, lo importante de resaltar la fecha es porque el candidato a Senador, personaje del que se decía que amaba entrañablemente el ex cuarto distrito porque su ombligo estaba enterrado en Palmillas, allá por el cerro del Taray cerca de donde nace el rio Guayalejo.

Foto: Américo Villarreal Guerra.

En una gira de proselitismo por Miquihuana,  precisamente en el poblado Altamira, Barragán Camacho, descendió  de su camioneta   de esas  que estilaban los políticos  en aquellos ayeres, era una “troca”  Ford  de las denominadas  “bronco”  el único orador fue Américo Villarreal Guerra, quien se comprometió a llevar al senado la propuesta para que se confeccionaran leyes referentes a la dotación de agua potable a todas las comunidades y en especial  a la tierra que pisaban en esos momentos y como  Barragán Camacho, no era bueno para el discurso opto por adelantarse a las iniciativas de ley que pretendía Américo en el congreso y con toda la fuerza que le daba ser líder  sindical de petróleos mexicanos prometió hacerles llegar una gran cisterna .

A los pocos días de echarse acuestas ese compromiso, en un enorme tráiler llegó un gigantesco tanque de esos furgones de 14 toneladas que acompaña a un tren y con esa acción salvaba su palabra el líder petrolero.

La odisea era titánica para subir el depósito para agua a las bases de piedra, se unió toda la gente del poblado a cometo y se apoyaron por dos tractores y después de innumerables maniobras y mañas que se daban los viejos lograron colocar en el lugar destinado la gran cisterna que tiene capacidad para 44 mil litros de agua con un peso de 14 toneladas y de puro fierro.

Esta significativa cisterna fue fundida  a temperatura mayor de 1500 °C, y se soldó mediante forja por ello, se puede decir que es un tanque que sobrevira a muchas generaciones y dando servicio.

Al enorme recipiente lo alimentan de la red de distribución de agua que por gravedad llega al poblado Altamira desde el nacimiento conocido como Tepozán a los depósitos y luego a tanque, lo más significativo es que en el caso de Salvador Barragán Camacho si cumplió lo que prometió, a diferencia de muchos políticos locales que lo único que saben hacer es mentir.

El *talón de Aquiles es una expresión popular que se emplea para referirse al punto vulnerable o débil de un individuo o cosa

político que si cristalizó en realidad.

Comentarios

comentarios