en

Las dos amenazas a Pilar Gómez

 

Cd. Victoria, TAMAULIPAS.- La guerra de las encuestas inició desde hace meses, dicen que cada una tiene sus datos, sin embargo, es innegable la popularidad de Oscar Almaraz entre los victorenses, recordemos que a mediados del 2020, la empresa Massive Caller situaba al exalcalde en la cima de las preferencias electorales para ocupar la silla grande de la capital. El paso de Xicoténcatl González Uresti y sus nulos resultados frente a la administración municipal contribuyó en mucho para que la ciudadanía recordara con añoranza al exalcalde.

Por otro lado, quien gozaba de la simpatía del sector de centro e izquierda es el diputado Mario Ramos, emanado de Movimiento Ciudadano, con un buen desempeño como regidor, situado como uno de los mejores legisladores por dos años consecutivos, además de tener una carrera política limpia, representaba también una amenaza para las aspiraciones panistas.

La estrategia para posicionar a Pilar Gómez inició con atraer a un posible contendiente fuerte, en este caso Mario Ramos, que de hacer alianzas políticas con Morena y el PT sería un candidato férreo para la alcaldía. En caso de no existir esta coalición, Ramos tendría la oportunidad de competir por Morena como candidato externo o integrarse a sus filas. En este sentido, era necesario desarmar a Morena, que no cuenta con aspirantes posicionados. Aquí sin duda, ganó el PAN, perdió el diputado.

El segundo paso para abrirle camino a la alcaldesa, fue la renuncia pactada de Xicoténcatl González, así como la simulada terna con Arturo Soto.

Ya solo quedaba una persona que pudiera restarle votos a la candidata del gobernador, obviamente me refiero a Oscar Almaraz, a quien ya se vislumbraba como candidato del PRI. Aunque aún se desconoce el acuerdo para que Almaraz Smer decidiera sumarse con el PAN, llama la atención como los que trabajaron a su administración, poco a poco van ganando terreno en al ayuntamiento. Un ejemplo de esto es el nombramiento de Gustavo Rivera, el compadre de Almaraz, como gerente de COMAPA.

Para hacerle frente en la elección a Pilar Gómez quedan los aspirantes deslucidos de Morena, Lalo Gattas quien todavía no termina de gustar entre la militancia de ese partido por su pasado priista, Enrique Yáñez, que se encuentra vetado por el presidente Andrés Manuel López Obrador tras increparlo públicamente en una de sus visitas a la capital. Luis Torre que tampoco cuenta con la simpatía de los morenos, quien además de traer a cuestas su mal desempeño como síndico al aprobar los desfalcos de Xicoténcatl González, le pesa su apellido. Para colmo, el partido guinda no cuenta con estructura y permanece dividido entre los diferentes liderazgos que no han aprendido a cohesionarse en elecciones.

El ajedrez político sigue su curso, por lo pronto los azules demostraron pueden comerse las piezas necesarias para asegurar que la capital quede en familia.

Colocado por editor3

Gobierno municipal de Tula invita a conscriptos a recoger medias cartillas

Capacitadores del INE buscan funcionarios de casilla en Tula