Opinión pública

0
24

 

Los delegados de López Obrador

 

Por  Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Cada vez se sabe más de las funciones que tendrán los coordinadores del gobierno federal en las 32 entidades. Quieren evitar los manotazos sobre el presupuesto.

Es idea que las obras, acciones y programas aterricen directamente a los beneficiados, sin intermediarios.

Como organismo rector está señalada la próxima secretaría de Bienestar Social (le copian el nombre a la de Tamaulipas), cuyo nombramiento recaerá en María Luisa Albores González, según el equipo de colaboradores que ya anticipó López Obrador.

Después de ella, la coordinación de los programas será manejada por el Subsecretario Gabriel García Hernández, un antiguo pejista desde que estaban en la jefatura de Gobierno de la CDMX.

Con él se entenderán los 32 coordinadores estatales o Delegados de Programas Integrales de Desarrollo, que ejecutarán lo mismo la conservación de una carretera que las despensas y becas.

Ellos tendrán directores de área para operar a nivel estado, el trabajo desempeñado por los coordinadores regionales o distritales (a Tamaulipas le corresponderían ocho, tomando en cuenta que en Reynosa hay dos distritos electorales federales). Uno por distrito o región.

Aunque las obras seguirán llegando, los dineros ya no engrosarán los presupuestos de los municipios. La mayor de las veces los alcaldes desviaban el dinero para otros asuntos, o se quedaban con él a través de empresas fantasmas o familiares.

Se entiende que, una vez que la federación “quite” esos apoyos en obras, los ayuntamientos y gobiernos estatales darán un bajón en sus presupuestos directos.

En los ochentas se descentralizó la educación básica y normal a los estados a través del Convenio Unico de Coordinación. Desapareció la función principal de las delegaciones de la SET, que era el pagar a los profes.

Si los proyectos del nuevo gobierno culminan como van, ya no habrá convenios de coordinación entre la federación y las 32 entidades en los renglones de salud y educación, y tampoco les llegarán los dineros directamente a los presidentes municipales para que ellos entreguen contratos de obras.

La nueva estructura del gobierno federal será la que maneje licitaciones de construcción y compras, asignaciones directas o invitaciones.

El proyecto es romper con el viejo esquema priísta de ir transfiriendo a través de los niveles de gobierno, e incluso los diputados federales recibían un paquete de obras para aterrizarlas según su preferencia, en que llevaban un “moche” económico.

En otros temas, hay quienes lo hacen fuera del presupuesto y dedicado a su escuelita de Matamoros. Sin embargo los hechos revelan que hay Héctor Escobar Salazar para rato.

Este miércoles  el jovenazo abrirá el ciclo de comparecencias de funcionarios del ejecutivo ante el Congreso del Estado, con motivo del II Informe del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Se ve que sigue teniendo la confianza del mero jefe y del operador político de la otra esquina de Palacio. Piensan seguir echando mano de él.

Si tuviera los días contados en el equipo no lo mandarían a la pasarela más importante después del Informe del ejecutivo. Los que llegan ahí es para que se luzcan (si saben hacerlo). Asistir a comisiones o al pleno es lo mismo.

Ir a disertar al Congreso no es un castigo, es un privilegio de unos cuantos y deben aprovecharlo. Les da experiencia y prepara no solo para compromisos de hoy sino del futuro.

La praxis dice que no va a ir el miércoles ante los diputados y el lunes estará en la calle solicitando chamba.

Cierto que manejar la secretaría no es una perita en dulce. Hay vicios arraigados que no pudo ni va a poder erradicar. La dependencia es una cueva de grillos dispuestos a ganar más y trabajar lo menos, o no trabajar.

Don Héctor no pudo con ellos y mejor se les unió. Siguió la lógica de la retórica.

Si no los controló (magisterio) alguien de su misma estirpe, José Luis “El Chino” García García en la primavera de 1996, menos otros que no traen gis en las uñas.

Si hablamos del Senado, el tamaulipeco Américo Villarreal Anaya dio a conocer que ya se tiene un avance en el análisis del nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, y pronto será ratificado para su firma.

Seguramente los senadores no le harán ningún cambio ni observación, por más que se realicen debates. Hasta sobra decirlo, pero hay que hacerlo.

Por cierto, causó malestar en Tamaulipas la cancelación del Foro de Pacificación que se tenía  programado para el 22 del presente por parte del equipo de López Obrador. Organismos civiles prometieron que lo realizarán por su cuenta.

En Reynosa se reunió el Grupo de Coordinación Tamaulipas de Seguridad Pública. El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca difundió en redes:  “Analizamos las acciones de seguridad implementadas en la ciudad y parte de la región norte del estado”.

Por el rumbo de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), realizó la reunión bimestral de la Red de Vinculación Región Noreste de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), teniendo como sede a la Unidad Académica Multidisciplinaria de Reynosa-Rodhe. Con ello se fortalece la vinculación universitaria en el norete del país.

Asistieron representantes de Coahuila, Nuevo León, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí y Tamaulipas para fortalecer los lazos de colaboración e impulsar temas relacionados con la sustentabilidad empresarial. El Rector José Andrés Suárez Fernández dirigió un mensaje por videoconferencia.

El IETAM ya tiene dos demandas laborales millonarias. Una es la de Jesús Hernández Anguiano, ex presidente del organismo y la otra de Rosa Patricia de la Fuente Martínez, ex jefa de administración.

Dichos asuntos están  en la agenda de los magistrados del Tribunal Electoral.

 

Comentarios

comentarios