Toño Leija, el más mancillado en su honor

0
111

En el altiplano tamaulipeco se encuentra el único alcalde en funciones que ha sido tolerante con la prensa y con la opinión pública ya que se le ha tachado de acoso sexual, de gigolo, de homosexual, de voraz para el dinero del pueblo de jefe de sicarios, pero el presidente no ha levantado la voz para acallar esos comentarios, respetando en todo momento el mandato constitucional de la libertad de  expresión, ya que como funcionario está obligado a recibir críticas, pero donde empiezan los derechos de las personas realmente, donde se debe respetar el espacio personal que como individuo se tiene.

Antonio Leija Villarreal, aparecerá en los anales de la historia de Tula de Tamaulipas y de México como un presidente más, al cual solo la historia lo juzgará con el paso del tiempo, pues sus detractores lo menosprecian por no acceder a sus pretensiones, y vaya que fueron muchos quienes no recibieron lo que deseaban.

Comentarios

comentarios