TULTECOS REGANDO EL TEPACHE

0
35

En días pasados se celebró en el pueblo mágico los cincuenta años del funcionamiento de la cárcel penitenciaria, cincuenta años de oprimir a los renglones torcidos de la sociedad,  cincuenta años de represión corporal, pomposamente la directora del hoy llamado centro de ejecución de sentencia o de reinserción social ubicado en el barrio de las Piedras,  para dicha celebración la directora o encargada de la institución corrió las consabidas invitaciones a las diversas autoridades, como si purgar una condena por un delito fuera una celebración, se invitaría a  los reos que se fugaron del penal a dicho evento como a Barbarito de León,  Agapito Olvera  quien siendo celador ultimara al director  José Pilar Quintanilla Martínez con el arma de cargo, quien por cierto vive a escasos cien metros de dicho penal, incluso se debió invitar a Horacio Rosales quien ultimara de cinco balazos en los escalones del Juzgado Mixto a su tío Gregorio, tal vez la supuesta directora o encargada trato de emular la quinceañera más famosa de México, Rubí, donde todo mundo fuera invitado pues se pregonó en las llamadas redes sociales que hasta chiva enterrada habría para los invitados, esa invitación a la celebración de los cincuenta años del penal de Tula pueblo mágico, fue una burla para los ofendidos y víctimas del delito de quienes en ese lugar purgaron sus culpas, fue como festejar a los homicidas y violadores, a los secuestradores y ladrones, cuando se vio que se festejara la creación de un centro de represión como El Palacio de Lecumberri, el cual está ubicado a espaldas del Palacio Legislativo de San Lázaro, en la Ciudad de México. Creado por Porfirio Díaz como un infierno carcelario, para quienes no acataran la ley, su construcción inició el 9 de mayo de 1885, y fue inaugurado por él mismo el 29 de septiembre de 1900. En 1976 Luis Echeverría lo retiró del servicio de Penitenciaría de la Ciudad de México y en 1977 José López Portillo empezó su transformación a Archivo General de la Nación, inaugurado en 1982, y con el mismo uso hasta hoy en día. Fue una cárcel que albergaría 740 reos, pero se salió de control y llegó a tener hasta 5 mil prisioneros. Más de 15 personas en celdas de menos de tres metros cuadrados dormían parados y amarrados a las paredes. Así mismo cuando se festejó la prisión del fuerte de San Juan de Ulúa, Durante su época como prisión, San Juan de Ulúa se convirtió en uno de los lugares más temidos de su época en el país. Si bien ya se utilizaban algunas de sus instalaciones como penitenciaria en la época colonial, no fue sino hasta la segunda mitad del siglo XIX cuando se destinó el inmueble a este uso. Diversos personajes de la historia de México estuvieron en sus celdas, entre los que se puede nombrar a Fray Servando Teresa de Mier y a Benito Juárez. El personaje más famoso que estuvo aquí fue Jesús Arriaga, popularmente conocido como Chucho el Roto, muy famoso durante el gobierno de Porfirio Díaz, sobre todo porque logró escapar más de una vez de sus muros. Quizá la más famosa leyenda que se dice se suscitó en las celdas de la fortaleza fue la dela mulata de Córdova, quien, según la conseja, para escapar de la Inquisición pintó en los muros de su celda un barco que zarpaba hacia el horizonte, en el cual escapó, Isla María Madre. La Casa Penal Federal Islas Marías, situada en las Islas marías frente a las costas de Nayarit es un establecimiento penitenciario del Gobierno Federal de México, administrado a través del Órgano Administrativo Des concentrado Prevención y Re-adaptación Social de la Comisión Nacional de Seguridad. Este centro penitenciario fue creado como tal el 12 de mayo de 1905, por decreto emitido por Porfirio Díaz, presidente de México, fue destinada la Isla Madre a servir como colonia penitenciaria. En un tiempo fueron enviados allí los peores criminales, posteriormente fueron los presos no afines al gobierno o que habían luchado en contra del estado. Posteriormente el 30 de diciembre de 1939 por decreto de Lázaro Cárdenas autoriza que los prisioneros, llamados allí colonos, pudieran convivir con sus familias y dio inicio la selección de los reos que purgarían sentencia en el penal, para seguridad de las familias no pueden ingresar al penal delincuentes sexuales ni psicópatas. Durante muchos años estuvo administrado por la secretaria de gobernación, es decir, desde sus inicios en 1905 hasta 2012. El general de brigada, quien fuera director gobernador Rafael M. Pedrajo, construyó durante su gestión el hospital, las escuelas, el almacén, la biblioteca, el muelle etc. Además, ordenó que el penal se transformara en una cárcel sin rejas. Su población carcelaria ha fluctuado desde los 300 hasta los 3000 presos por diversos delitos. Además de los sentenciados, en las islas marías, particularmente en la isla María madre, habitan empleados de diversas instituciones de gobierno, tales como la Secretaría de Educación Pública, Secretaría de Medio Ambiente, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Correos de México y Secretaría de Marina Armada de México. Más bien la directora del centro de ejecución de sanciones del pueblo mágico debe poner especial interés en la labor que realizan sus subalternos pues se corre el rumor de que todo tramite tiene precio sobre todo en lo jurídico…. en otro tulteco les comento que se vio un acto bochornoso cuando en pleno centro del pueblo mágico la policía estatal detuvo al clandestino principal operador de una piquera  clandestina  conocida como el mezquitito, seria por la cuota o de plano le andan pisando los talones a dicho individuo…. en otro contexto les comento que en el tocador de las féminas se comenta que el “tamalero” se embolsó la friolera cantidad de cincuenta mil pesos que el presidente municipal entrega para pagar los días de apoyo a los ciudadanos de protección civil y vialidad que colaboraron durante las fiestas de fundación del pueblo mágico, a los cuales solo les dio atole con el dedo, apropiándose de dicho numerario además de ocho mil pesos los cuales se fue a disfrutar con su familia de unas merecidas vacaciones en las veraniegas playas de Matamoros Tamaulipas, donde por cierto manejo un perfil de policía mal pagado queriendo medirse con los pasaporteados que visitaban dichas latitudes.

Comentarios

comentarios