Vienen hasta Bustamante y Tula a comprar cabritos

0
72

La producción de cabrito es un buen negocio y los números así demuestran pues son más de 20 mil cabritos los que los productores de Burgos surten, desde hace varios años, para la demanda de este producto a los restaurantes de mayor prestigio de la ciudad de Monterrey.

Y al ser tan alta la demanda, es necesario recurrir a mas municipios donde se tienen este tipo de ganado, pues la producción de cabrito en la región de Burgos, Méndez, Cruillas, San Fernando y San Carlos resulta insuficiente para la gran demanda que tiene este producto ya no solo localmente si no también internacionalmente.

La producción de cabrito se ha convertido en una de las principales actividades económicas de este municipio del norte del estado por lo cual muchos campesinos han vencido la pobreza con la venta de este ganado, el cual tiene una gran demanda en el mercado nacional y extranjero

Según el productor Mario César González Treviño, en se comercializa a 900 pesos por cabeza, ya sacrificado y con un peso de entre los 4 y los 4.5 kilos, los cuales van al mercado de Monterrey, Nuevo León.

Es en el mes de diciembre cuando llegan los paisanos a pasar vacaciones navideñas a Burgos, venden el cabrito hasta en 100 dólares por lo que es un gran negocio y actualmente se exporta en pequeña escala a Estados Unidos, con 5 a 10 piezas, cuando viaja al vecino país del norte para venderlos; sin embargo, se busca hacerlo en gran escala, pero para lo cual se requiere de un rastro especial, un Rastro Tipo Inspección Federal (TIF)” para cumplir con el manejo que solicitan las autoridades americanas.

En temporada de escasez el cabrito se cotiza entre 900 y los 950 pesos la pieza, mientras que cuando es la temporada alta el precio oscila entre los 700 pesos en Burgos, por lo que consideran que es buen negocio, dada la alta demanda, los mismos productores de Burgos están viajando a municipios del Altiplano como Tula y Bustamante para comprar este tipo de ganado, donde pagan muy buen precio por los cabritos.

Los Burgaleses, pagan mucho mejor que los comerciantes de Matehuala San Luis Potosí ya que estos últimos regateaban y pagaban apenas 350 pesos por animal, los de Burgos pagan arriba de los 600 pesos, para luego revender a Nuevo León.

Lo que si piden para comprar este tipo de animalitos es que tenga un peso mínimo para que alcance el pedido por los restauranteros de Nuevo León, como el famosísimo “Rey del Cabrito”, lo que resulta muy provechoso para los caprinocultores de Tula y Bustamante que obtienen mayores ganancias con la comercialización de su ganado a mucho mejor precio y con mayores beneficios a su economía.

 

Comentarios

comentarios