10 propósitos que si podrás cumplir

0
37

Si eres como la mayoría de las mexicanas, te despertarás el 1ro de enero con nueva determinación para alcanzar TODAS tus mentas. Pero, ¿cómo podemos hacer los cambios y crear nuevos hábitos que SÍ funcionen? Fácil; mientras que siempre buscas algo grande, la mejor estrategia es pensar en pequeño.

Si juntas los pasos pequeños, la mejoría es poderosa. Si puedes mejorar un 1% cada semana, hablamos de una mejoría del 67% anual… ¡increíble!

Estos días, cuando hagas tus propósitos de año nuevo, toma en cuenta que la ÚNICA persona que estará comprometida eres tú. De hecho, hay investigaciones que demuestran que las personas que se motivan internamente son las que logran sus propósitos y las que invierten más tiempo en ellos.

Pon una meta por mes

En lugar de decir: “voy a bajar 20 kilos antes del verano,” establece pasos de acción específicospara llegar a esa meta. En enero elimina el alcohol, en febrero, quita los azúcares agregados. En marzo empieza a correr, etc.

Al final del mes, reflexiona sobre lo que funciona y lo que no. Y si no cumpliste la meta del mes, pregúntate porqué. Sé tu propia guía y maestra.

Agrega un ‘porqué’ a cada propósito

La razón número 1 por la que pocos cumplen sus propósitos es que pierden la conexión entre lo que hacen y lo que quieren. Incluso alguien que empezó con mucha motivación, puede olvidarse de lo que quería si pierde el significado de su propósito.

Antes de empezar tu lista de propósitos, escribe porqué es tan importante para ti. Entre más poderosa sea esa respuesta, más posible será.

Por ejemplo: Cada lunes, harás yoga en las mañanas. ¿Por qué? Para empezar bien la semana, para fortalecer tus músculos, para cuidar tu cuerpo, mente y espíritu. ¡Y porque es algo que te gusta y te divierte!

Elige un ejercicio que se adapte a tu estilo de vida

Obvio quieres bajar de peso o hacer ejercicio, ¿cierto? Pero no elijas al azar. Adapta tu vida al ejercicio que quieras hacer, no adaptes el ejercicio a tu vida. Elige un tiempo, lugar y plan que te GUSTE y que no se sienta como una obligación.

Haz un calendario

Para hacer esto más concreto, apúntalo en una hoja de papel. Haz o compra un calendario y escribe lo que vas a hacer. Si es ejercicio, apunta la actividad, duración y locación de cada día. Y cada vez que lo cumplas, coloca una estrellita. Así no sólo llevarás el registro de tu rutina, sino que verás un progreso visualmente.

Para tener más motivación, puedes premiarte. Cada vez que acumules 10 estrellitas, tendrás permiso de comprarte un libro o pedirte un masaje.

Toma las escaleras

Imagina que nadie ha inventado los elevadores. Sé que no es fácil, sé que es terrible, y sé que harás hasta lo imposible para evitarlo, pero créeme, ¡vaya que ayuda! Y realmente no te toma mucho tiempo, y ofrece múltiples beneficios.

Usa protector solar

No sólo en la playa. Ponte protector solar TODOS los días para minimizar el daño en la piel y mantenerla joven y bella. Los rayos UV están presentes en todos lados, y pueden causar daño al ADN de las células. Y no es fácil, ni barato, pero es indispensable.

Registra tu consumo de agua

Si notas que tu energía ha bajado últimamente, checa el registro del agua que has tomado en el día.

El agua es vida, y si te cuesta mucho trabajo recordarlo, descarga una aplicación que te lo recuerde. Si no te gusta su sabor, agrégale un poco de fruta o limón. Si no te gusta cargar con una botella, compra una pequeña de tu color favorito. El punto es que empieces un nuevo hábito que te hará bien TODA la vida.

Siéntate bien

Este mini propósito ni siquiera necesita que hagas ALGO. La persona promedio se sienta encorvada en un escritorio por más de 8 horas al día. Ahorita no te pesa… pero a largo plazo podría provocar daño permanente.

Para sentarte mejor, tienes que seguir estos pasos:

  • Estira la columna y sume un poco la panza
  • Eleva la computadora para que esté al nivel de tus ojos
  • Retrae el cuello y alínealo a tus orejas y hombros
  • Pon ambos pies en el piso y las rodillas posicionadas en un ángulo de 90 grados.

Mejora tu dieta con UN alimento

Antes de que empieces a hacer cambios en tu dieta, agrega un alimento que te haga sentir mejor, pero que sepas que es buenísimo para tu salud y peso. Yo, por ejemplo, empecé a agregar avena a mis mañanas… ¡y casi no se nota el cambio!

Una vez que agregues verduras y frutas a tus alimentos, querrás incorporar más. Y después de varios meses, no podrás alejarte de ellos.

Mejora tu sueño

Ya recibes suficiente vitamina C, D y K. Ahora tienes que efocarte en tus ‘zzzzz’. Dormir bien es tan importante, como tu dieta y tu actividad física. Y para hacerlo mejor, tienes que seguir ciertas recomendaciones.

  • Deja de usar el celular al menos 1 hora antes de dormir
  • Apaga las luces, incluyendo la televisión
  • Pon una alarma antes de dormir para que puedas prepararte antes de ir a la cama
  • ¡Ten horarios! Tanto para dormir, como para levantarte. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Comentarios

comentarios