Tras atestiguar el relevo en la dirigencia nacional del PRI, José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición Todos por México, dijo que se trata de un “cambio importante” a 60 días de la elección y que en lo que resta de la campaña se entregará con pasión “a sabiendas lo que está en juego para el país”.

Se comprometió a entregarse con pasión en lo que resta de esta campaña para asegurarse que los ciudadanos conozcan sus propuestas de gobierno y gozar de la preferencia de los electores para ganar la Presidencia de la República. “Me entregaré con pasión a sabiendas lo que está en juego para el país”, indicó.

Meade reiteró que jugará todo el partido y “vamos a contender los 90 minutos, con entusiasmo y con convicción de ser el mejor equipo, el que está mejor plantado en la cancha, el que tiene mejor relación con quien sea que esté hablando, ahorita, en este momento crucial”.

“Somos la alternativa que le permite certeza y rumbo al país, construiremos un mejor país”, se comprometió.

En conferencia de prensa acompañado por el nuevo dirigente nacional Rene Juárez Cisneros y el saliente Enrique Ochoa Reza, el abanderado presidencial dijo que asumió este reto muy consciente de lo que está en juego en esta elección, “y lo que está en juego es, nada menos, que el rumbo y destino de nuestro país”.

Hizo un reconocimiento Enrique Ochoa Reza, quien continuará sumando a su proyecto y sostuvo que es un orgullo hacer equipo con René Juárez en su carácter de presidente provisional, quien con su experiencia política, electoral y su compromiso habrán de ayudar a conducir al partido y a coordinar con la campaña un esfuerzo que les permita ser exitosos el 1 de julio.

AGENCIAS