Tula // Tamaulipas

Un borracho jornalero de nombre José Torres de 57 años y con domicilio en el barrio del Jicote, llegó muy bravo a su casa como un toro de lidia en el ruedo y le exigió a su esposa le diera de cenar algo sabroso y picoso porque traía mucha hambre.

La dama le dijo que había puros huevos a lo que el ebrio le contestó que para huevos nada más los de él y se le abalanzó tirándole golpes a diestra y siniestra no pegándole ninguno, por lo que la mujer ante el temor de ser agredida agarró un sartén y se lo sorrajó en la cabeza, además de que le habló a la policía estatal acreditable acusando a su marido de borracho, desobligado y de quererla golpear.

Por lo que los cumplidos guardianes del orden se llevaron en la patrulla al perfumado botellón del módulo de seguridad publica al ebrio jornalero de nombre José Torres, el cual dormirá calientito al lado de sus compañeros borrachos y tendrá que pagar una multa para recuperar su libertad.