Y de repente, Alan Pulido se convirtió en “Pez Gordo” del mercado de fichajes por el interés de Cruz Azul. El delantero de Chivas es hoy uno de los candidatos de la Máquina para reforzar su ataque, por lo que ya hubo pláticas entre la cúpula cementera y la directiva del Rebaño.

Cruz Azul busca delantero porque el último torneo solo Milton Caraglio fue efectivo con 11 goles durante la Fase Regular, por lo que es casi un hecho la salida del uruguayo Martín Cauteruccio, quien dejaría el hueco en el ataque.

Es por ello que desde hace días también se convirtió en opción el caboverdiano Djaniny Tavares, cuyó representante aseguró a Mediotiempo la semana pasada que el futbolista estaría encantado de volver a México.

El africano ya no es la única opción de la Máquina porque ahora también lo es Pulido, cuyo fichaje como celeste dependerá de lo sólido de la oferta económica para Chivas, donde el atacante está a gusto.

Sin embargo, la situación económica del Rebaño lo vuelve frágil ante ofertas tentadoras, como podría darse si Cruz Azul lo decide.

Hasta el momento, la Máquina cerró un acuerdo con el defensa paraguayo Juan Escobar, quien viajará a México los próximos días, mientras que el volante argentino de Racing, Pol Fernández, también está cerca del club cementero.

Desde que Cruz Azul fue eliminado, el director deportivo Ricardo Peláez aseguró que irían por tres o cuatro refuerzos. Por su parte, Chivas llegó a un acuerdo con el Pollo Briseño, procedente del futbol portugués, además de que buscan un portero, con Hugo González (Necaxa) y José Antonio Rodríguez (Lobos BUAP) como opciones.

Hasta el momento, reforzar el ataque no está en el panorama para Chivas, a menos que Cruz Azul ponga en la mesa una oferta irresistible por Pulido, quien llegó a Guadalajara a mediados del 2016, adquirido por alrededor de 15 millones de dólares al Olympiakos.