Tras protagonizar un video viral cuando formaba parte de la caravana migrante, Miriam Zelaya, apodada «Lady Frijoles» regresó a Honduras y contó toda la verdad detrás su famoso video.

La madre de dos hijas, cruzó México en busca del sueño americano, sin embargo durante su trayecto se convirtió en blanco de críticas y burlas, por quejarse de la comida que le ofrecían, pues aseguró que los frijoles era comida para «puercos«.

Tras regresar a su país, Zelaya fue entrevistada en el programa «Q’hubo» donde relató las dificultades económicas que vivió y que la llevaron a aprender oficios; pintar puertas, ventanas, casas, entre otros.

Durante la entrevista confesó que su esposo salió en 2014 de Honduras en busca de una mejor calidad de vida que le ayudara a operar a una de sus hijas, quien es sordomuda.

Sin embargo, nunca más se supo de él, y es que según información de quien le ayudaría a cruzar la frontera, este fue abandonado en un rancho tras morir de hipotermia. Ante esto, Miriam presentó una denuncia por su desaparición, pero «no ha aparecido ni vivo ni muerto».

Por otra parte, aseguró que el reportero que la entrevistó en 2018 «sólo subió lo que le favoreció»

«Mi niña andaba mal del estómago, yo simplemente le fui a pedir al muchacho un bote con agua, y entonces él le dio el plato de comida pero ella lo rechazó con señas, diciéndole que estaba mal del estómago, que solo quería agua.»

«Era un joven mexicano, por lo menos unos 25 años. Yo solo le pedí un bote con agua, entonces el muchacho dijo: ‘Estos hondureños que no quieren comer los frijoles’, pero se los dio a la fuerza, entonces la niña los agarró y me los dio; el periodista estaba captando todo eso, y entonces le dije yo a él ‘es cierto, no es a fuerza de que le den de comer a uno’, pero yo estaba molesta, me sentí mal. Lo dije porque me ofendió a mi niña realmente. Yo lo dije para que él lo escuchara», relató.

«Yo seguí hablando con él, le dije que me trató mal a mi niña, pero solo subió la parte mía», contó Miriam.

A su vez, reveló que antes de salir de México el mismo reportero la buscó para pedirle perdón, pues no dimensionó la popularidad que alcanzaría su video, además de ofrecerle dinero para permanecer en dicho país y operar a su hija.

«Le doy gracias a Dios por estar en mi país, el Consulado hondureño se portó muy excelente conmigo»

EL NACIONAL

Comentarios

comentarios