México // Redacción

Los perros, gatos y aves también sufren por el clima, pero los más afectados son los animales en situación de calle, por la temperatura, lluvia y humedad en el ambiente.

Según información de la Asociación de Veterinarias de México, hay razas que sufren más frío que otras, siendo las más friolentas los chihuahua, dachshund (“salchicha”) y los sin manto piloso como el crestado chino, el pila o el xoloitzcuintle.

Además, influye el color del pelaje, los oscuros absorben cantidad significativa de sol que los mantiene más calientes que uno con pelaje claro, siendo los perros de patas cortas los más susceptibles a las bajas temperaturas.

Algunas de las recomendaciones que se dan para los perros en caso de que sean cachorros y de edad avanzada deben de dormir abrigados, y si es posible, dentro de la vivienda o en lugares en los cuales no les pegue el frío.

Deben de contar con agua (templada, no helada) y alimento, es importante no colocarles calentadores ya que pueden quemarse o provocar un incendio.

Los canes adultos pueden dormir “afuera”; eso sí, en lugares protegidos del viento y de la lluvia y con mantas u otros aislantes del suelo. Además, los perros no se pelan en invierno, ya que su pelaje los mantiene calientes, al bañarlos es importante no exponerlos a las corrientes de aire, ya que pueden enfermarse.