Martín Sánchez Treviño

El último informe del Inegi respecto al decrecimiento de actividades en una caída del 2 por ciento en los renglones de minería y la construcción. La primera se desactivo paulatinamente en la última década, sin embargo, la construcción es una de las actividades con un reflejo fiel de lo que ocurre en los bolsillos de la población.

Mientras que actividades como el transporte no solo se recuperó en los últimos 15 años, sino que se incrementó, debido a factores relacionados con la seguridad. Quizá es este uno de los motivos por los que los concesionarios de servicio de transporte colectivo han obtenido ganancias que les permiten mantenerse en el mercado.

En este sentido los concesionarios de transporte urbano, sobre todo del servicio de autos de alquiler no se han manifestado en contra de las reformas a la Ley del Transporte que la 63 legislatura aprobó y que seguramente será reglamentada para su aplicación.

Los concesionarios no consideran que el servicio de Uber pudiera representar una competencia real ya que es otro mercado al que va encaminado este servicio, pues aunque en otro tiempo hubo algunas inconformidades, porque no es una demanda común de los ciudadanos victorenses.

En cambio, en regiones como Tampico y Reynosa pudieran representar mayor competencia, pero ni aún en esas regiones, porque en la zona conurbada que comprende las ciudades de Tampico, Madero y Altamira el uso de autos de alquiler es una practica ordinaria, ya que la modalidad para los sectores con escasos recursos y clase “media”, es el medio de transporte ordinario desde mediados del siglo anterior.

Por ello no hubo movilizaciones y por ello es razonable la reflexión de Don Ramón Hernández Manríquez, uno de los pioneros del servicio organizado de transporte urbano y autos de alquiler.

A su entender, el representante de una de las rutas con mayor demanda en esta capital, en la lista de necesidades básicas de los victorenses la necesidad de utilizar el servicio de Uber es un renglón con una demanda aisladas,

Se debe en parte, a que el crecimiento de la ciudad capital no tiene ni tendrá vocación para la industria, en 30 años son contadas las empresas maquiladoras que se han establecido y representan una oferta laboral para los habitantes.

A diferencia de otras regiones como el sur de Tamaulipas, donde Altamira ya incluyo a la zona conurbada municipios como González, pero sobre todo Estación Manuel, que tiene una pujanza particular como escenario de desarrollo económico.

Entre los trascendidos oficiales, son agudas las versiones de que Jorge Alberto Chapa Leal, se perfila para ocupar el puesto de Subsecretario en la Secretaria de Educación de Tamaulipas.

En otro sentido, un grupo de funcionarios de la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural recorren algunas regiones de esta capital, donde la idea es impulsar la producción de carne de cerdo y pollo, lo mismo hortalizas, como el brócoli.

Todo parece indicar que buscan asegurar en esta esta entidad la plantación de 300 hectáreas, la meta es obtener mil toneladas mensuales de ese producto alimenticio con un mercado pactados con algunos de los países del continente asiático.

La idea del gobierno federal es incluir estos es incluir los productos cárnicos en los programas de DICONSA, mientras que el programa de los créditos a la palabra para la adquisición de vaquillas se habría modificado y en esta entidad únicamente a los pequeños productores con las primeras y únicas 300 vaquillas.

En tanto, que la secretaria de desarrollo rural del gobierno estatal entregó este año 1,200 toretes de para fortalecer la calidad genética con rendimientos récord en la producción de carne de res, que se produce en Tamaulipas.