Martín Sánchez Treviño

Durante la comparecencia de Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación ante los diputados federal del Congreso de la Unión, aunque los cronistas del informe destacaron que los legisladores desairaron a la funcionaria de la 4T, lo cierto es que el mensaje de la ex ministra de la Suprema Corte destacó que se espera la llegada de mas migrantes no solo de los países centroamericanos, sino del Caribe como Cuba, lo mismo que Haitianos y Africanos.

La advertencia de Cordero, sobre una crisis migratoria es una problemática de los estados del norte y del sur del país, ya no es una amenaza como lo expuso la funcionaria del gobierno federal, pues apenas el jueves anterior grupos de migrantes bloquearon uno de los puentes internacionales en la región de Matamoros, Tamaulipas y Brownsville, Texas.

Cordero subraya que México de ser un país de tránsito de migrantes como lo es desde mediados de siglo anterior se convirtió en un destino. Es decir, migratoria ya está en las fronteras norte y sur de la nación mexicana.

El 10 de octubre anterior, mientras un grupo de centroamericanos de centroamericanos, cubanos y africanos tomaron el control del cruce Puerta a México en Matamoros, otro grupo de centroamericanos arremetieron con piedras y lo que encontraron en contra de los elementos de la Guardia Nacional, que vigilan la frontera de Hidalgo, Chiapas con Guatemala.

Lo cual es un indicador de que la migración es más que un problema en su tránsito y en su destino ya que este fenómeno afecta directamente a los gobiernos mexicanos ante el cual el gobierno federal se ha mostrado débil y hasta complaciente.

Ya que, a esta entidad la federación solamente envió una ministración para atender las demandas de comida, vestido, alojamiento de los migrantes que arriban a las distintas fronteras que tiene Tamaulipas con Texas. Y es en territorio tamaulipeco donde las familias completas de indocumentados deben recibir atención.

El escenario migratorio es complejo para esta región, donde Ignacio Benavente Torres, Presidente de Pro Libertad y Derechos Humanos pretende iniciar la construcción de un albergue universal con capacidad para 5 mil migrantes en la Ciudad Fronteriza de Matamoros. Como si las ciudades fronterizas estuvieran sobradas de recursos.

De entrada parece del agrado de la política antimigrante de los Yanki. Pues la misma fundación habla de un “turismo social”, por ello el proyecto es general empleo para los migrantes y se construirá un hotel para alojar a sus familiares que ven a Tamaulipas como un destino y no un sitio de paso.

En otro orden, la secretaria de salud en Tamaulipas reforzó las campas de fumigación contra el dengue y de esa manera impedir la proliferación del dengue, que según su titular Gloria Molina en esta entidad, no supera ni los 200 casos.

La misma dependencia activará una campaña más de vacunación contra la Influenza, esto ante la temporada invernal, época en la que los adultos mayores y los menores de 5 años son vulnerables a padecimientos respiratorios.

Asimismo, Doña Arcelia Flores Flores, Presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en el municipio de Victoria, promueve acciones preventivas para detectar el cáncer de mana a una edad temprana de la mujeres.

Mientras en Morena no únicamente nació para relevar al Partido de la Revolución Democrática, del cual es copia hasta por los escándalos internos los cuales por cierto se han agravado y sigue tomando fuerza la versión de que el Presidente Obrador dejara a su suerte a los Morenos.