Reynosa, Tamaulipas // Noé G.M.

Con desesperación y coraje, trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dentro del hospital general numero 15 en Reynosa, Tamaulipas, reclaman severamente a la directora, Norma Patricia Amador Ramírez por su apatía con el personal de urgencias.

En este sitio se están llevando a cabo los trabajos de mantenimiento y reparación de esa área, pero ya llevan muchos días retrasados y esto ha provocado caos con derechohabientes y enfermos.

Lo anterior a pesar de las visitas del Súperdelegado Federal y del Delegado Estatal del Seguro Social, quienes ni por enterados están de esta anomalía.

“No es posible que una ciudad como es Reynosa no cuente con urgencias en el IMSS, llegamos con un familiar muy grave y tan sencillo para ellos decir que no se puede recibir, porque la sala está llena y sin espacio, que se dirija uno al hospital de especialidades 270 para recibir atención médica, no puede ser, dijo uno de los trabajadores”, quien se reserva el derecho de identidad para evita tener alguna represalia en su contra.

“No quiero hablar mal del seguro, pero de plano es cansado que tengan paradas las obras en un lugar tan indispensable como lo es urgencia, donde deben de trabajar 24 horas y no “parar” por ratos; falta de dinero no creo, somos muchos los que pagamos de manera cautiva y permanente, nosotros y los patrones”, reitero.

La atención recibida en urgencias en el 270 es de calidad señaló el trabajador, más sin embargo manifiesta que es mucho el exceso de trabajo en esa institución por lo que urge se arregle el problema de mantenimiento de la clínica 15, para no cargar todo el trabajo al de especialidades.

Si a esto le agregamos la falta de carácter en la atención del personal, la falta de medicamentos, falta de personal y de ambulancias, las cosas se vuelven más complicadas, es urgente que las autoridades administrativas de la institución tomen cartas en el asunto.