La que demostró ser una pésima política y malagradecida con el partido que la llevó al poder la referencia es a  la señorita Laura Córdova Castillo,  actualmente la presidenta municipal de Palmillas.

Fue muy evidente  la intransigente manera de ser de la señorita Laura el pasado 2 de Junio en que se celebró la elección para elegir al diputado por el  distrito XV1 porque no actuó  como factor real de poder, por el contrario desdeño al candidato  del PAN  quien  ya  es diputado electo.

El Dr. Juan Enrique Liceaga Pineda, gracias a los políticos palmillenses que  se han comprometido con el progreso de esta comunidad,  ahora cuenta el pueblo  con un representante en la cámara de diputados de nuestro estado.

La alcaldesa no logró  acudir junto con su sequito de aduladores a patentizarle mediante apoyo en las urnas electorales al candidato Dr. Liceaga Pineda,  prefirieron  pasárselas escondidos en un lugar súper secreto del municipio de Palmillas, además de que la mayoría de sus achichincles no cuentan con su credencial de elector y los que la tienen no pueden votar en Palmillas ya que su domicilio lo tienen el Ciudad Victoria. Así que  la señorita Laura no le aportó  mucho  al hoy  diputado electo Dr. Juan Enrique Liceaga Pineda, con el cual por cierto dada su altivez y prepotencia no quiso tomarse la foto del recuerdo con el ahora legislador electo  en una visita de labor proselitista que realizo en  ese municipio.

Y aun así con estos antecedentes la señorita Laura anda vociferando y diciéndoles a los que la quieran escuchar que el pueblo desea  que se reelija en la alcaldía cuando es de todos sabido que la gente, la ciudadanía ya no soporta la prepotencia y abusos de poder  de la señorita Laura y lo que en verdad quieren es que se termine su pésima administración pública municipal y llegue a ese municipio el verdadero cambio que mejore el nivel de vida del pueblo.

Comentarios

comentarios