El pasado 11 de julio, la Policía de Investigación y la Secretaría de Marina detuvieron a Fernando “N”, alias “El Lagarto”, en posesión de diversas dosis de narcóticos.

Un día después fue capturado Daniel “N”, registrado como taxista de una aplicación móvil.  Su auto fue identificado por las cámaras de seguridad como el vehículo que interceptó a Norberto Ronquillo el pasado 4 de junio, cuando el joven salía de la Universidad del Pedregal. Sin embargo, declaró que había rentado su automóvil a otra persona.

A raíz de ese testimonio, este miércoles fue detenido Óscar “N”, quien conducía el vehículo. Óscar cuenta con antecedentes penales y existen indicios de que estuvo en las inmediaciones de la casa de Norberto, en su escuela, en la zona donde se pagó el rescate y en el lugar donde se abandonó el cuerpo.

La investigación refiere que habría participado en la intercepción y traslado de Norberto a una casa de seguridad y el cobro del rescate.

Ninguno de los 4 implicados son estudiantes ni familiares de Ronquillo. Tampoco se tiene conocimiento de que formen parte de una banda del crimen organizado.

“No tenemos indicio alguno de que la víctima haya participado en algún delito de narcomenudeo ni nada por el estilo. El tema de la deuda, por eso la procuradora dijo ‘supuesta deuda’ es a dicho de un detenido lo cual todavía no podríamos confirmar”, señaló Omar García Harfuch, jefe de la Policía de Investigación de la PGJCDMX.

“Las investigaciones continúan, tenemos efectivamente la declaración de algunos que nos llevan a otros y este tema de la deuda, tenemos que verificarlo”, dijo Ernestina Godoy, procuradora de Justicia de Ciudad de México.

Sobre los avances de la investigación se refirió el rector de la Universidad del Pedregal, donde estudiaba Norberto.

“Vemos una descoordinación con la gente de la Policía de Investigación y la propia procuradora porque se filtra el tema del famoso móvil, de la deuda, pero un tema que dice la procuradora que no tienen corroborado, son detenciones que se forzaron a partir de la filtración del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México”, afirmó Armando Martínez, rector de la Universidad del Pedregal