Los que sigue teniendo pérdidas de sus cosechas como ahora la de Avena de la cual sembraron más de 80 hectáreas  se les quemaron por la fuerte helada que les cayó, por lo  que amargamente se quejaron varios ejidatarios de Calabacillas al manifestar que les ha ido muy mal ya que no se les dio el maíz por la falta de lluvias y ahora nuestras cosechas de Avena se nos quemaron por las intensas heladas y lo mismo pasa en Felipe Ángeles, el Caracol y otras comunidades, por lo que ya no hayamos a que santo rezarle para que nos regrese la satisfacción de tener como antes nuestras cosechas y lograr con ello una vida mejor, dijeron varios ejidatarios de Calabacillas