El hermano de este bebé prematuro se convirtió en su héroe

0
20
heroe
Algunos niños suelen sentir celos ante la llegada de un hermano menor, pero ese no fue el caso de Mikey. Él deseó y esperó a que su hermano llegara a este mundo para compartir todo su amor y ternura. Jake nació prematuro, pero Mikey le dedicó tiempo, cariño y lo cuidó como un verdadero héroe.
La historia de Mikey y Jake
Según la madre de Mikey, Jessica Marotta, desde que él aprendió a formar frases, le pide a ella y su marido, Michael Marotta, un hermanito. Jessica y Michael empezaron a buscar a su segundo hijo cuando Mikey tenía 3 años. Tuvo dificultad para quedar embarazada, y cuando lo logró, en la primera semana de gestación perdió al bebé.
Luego de ese hecho, se mudaron a una nueva casa. Desde ese momento, cada vez que Mikey pedía un hermanito, ellos le explicaban que existía la posibilidad de que no lo tuviera.
En cuanto se mudaron, Jessica empezó a sospechar que estaba embarazada, se hizo una prueba y le dio positivo. Ella y Michael no podían creerlo: «Mi marido no podía creerlo y me hizo hacer dos pruebas más para asegurarnos».
El embarazo iba muy bien, y Mikey hasta grabó un video para contarle a toda la familia que tendría el tan deseado hermanito. Pero durante el ultrasonido de la semana 18, Jessica descubrió que el feto sufría de restricción de crecimiento intrauterino (RCIU), y que por alguna razón, el bebé no alcanzaría el tamaño esperado para su edad gestacional.
«Estaba embarazada de 23 semanas, pero nuestro bebé estaba midiendo el equivalente a unas 5 semanas menos», contó Jessica, que tuvo el derecho de decidir interrumpir el embarazo, ya que había riesgo de muerte uterina. Ella y su marido optaron por continuar con el embarazo y seguir adelante. A las 26 semanas de gestación la internaron y, después de un mes, nació Jake.
La reacción de Mikey al conocer a su hermano menor
Jake fue trasladado a la unidad de terapia intensiva neonatal tan pronto como salió de la panza de su madre. Mikey no veía la hora de conocer a su hermano menor y cuando lo vio por primera vez dijo: «¡Él tiene el pelo rojo, igualito a mí!».
Mikey visitaba a su hermano todos los días, pero recién en el décimo día pudo tener contacto piel con piel. «Él estaba triste porque no podía sostener a su hermanito», contó Jessica.
Cuando Mickey sostuvo a Jake entre sus brazos por primera vez, su reacción fue hermosa y muy emocionante. «Fue increíble y emocionante, realmente creo que se ha convertido en la base para su vínculo», dijo Jessica.
Amor de hermanos
«Jake pasó 62 días en cuidados intensivos y su regreso fue uno de los días más felices de nuestras vidas», contó Jessica. Desde que llegó a su casa, Mikey sigue cuidando con mucho cariño al bebé que tanto deseó: le da el biberón, ayuda a cambiarle el pañal, lee para él, se ríe y hasta llora con él.

Jessica cuenta que la relación que tienen sus hijos es muy especial y que Mikey conoce a Jake como nadie. «Mikey es un increíble hermano mayor y tener a Jake trae calma a su vida. Además, solo Mikey ayuda a calmar a Jake cuando está llorando».

«Es como si los dos estuvieran destinados a ser hermanos. No hay duda de que Mikey nació para ser el hermano mayor de Jake, y Jake nació para ser el hermano menor que Mikey siempre deseó», dijo Jessica.

Ellos son pura ternura y estas fotos lo demuestran:

Comentarios

comentarios