La semana pasada se habían amenazado los panistas y los morenistas de que romperían hasta debajo de la quijada.

Algo ocurrió porque el agua no llegó lejos y se portaron muy mansos, muy “amiguis”.

De hecho deben asumir una actitud madura, no es para que se escupan en la cara.

Por lo pronto, aunque fue una sesión muy extensa, para no traer nada, al menos no se dieron de golpes como habían amenazado.

 

*****

Lo curioso del caso es que tal parece que los fantasmas de la anterior legislatura siguen deambulando en el Congreso.

Ayer de 14 propuestas legislativas, 8 fueron de punto de Acuerdo, o sea, de “llamadas a misa”.

Por lo que se ve, la legislatura que “liderea” Gerardo Peña, va a estar que la anterior, que fue la “reina del punto de Acuerdo”…

Uchas, así no la arman, se van a volver una maquiladora…..para eso, ni tomarlos encuenta.

Aunque el “líder” es lo que quiere, por sus aspiraciones gubernamentales prematuras.

 

*****

Andando por el Congreso y hablando de puntos de Acuerdo….

Las diputadas panistas Pilar Gómez y Sonia Mayorga ya se andan decidiendo a proponer a la legislatura un nuevo punto de Acuerdo…..para no variar.

Ellas andan muy ocupadas y preocupadas por los intereses de los legisladores, ya saben, están muuuuuuy comprometidas con su labor.

Por eso, pretenden proponer al Pleno que sus curules las cambien de posición. No, no las quieren, por ahora, en la mesa directiva, no, no sean mal pensados, ellas se sentirían mucho, pero mucho más felices si se las colocan en la cafetería anexa al Salón de Plenos.

Ese lugar les encanta, pues se la pasan como en piñata, comen como pajaritas y además suelen salir corriendo despavoridas a la hora que les piden presenten su voto en los asuntos legislativos y las agarran “fuera de base”.

No se extrañen si a las damas panistas o, les cambian de sitio su curul, o de perdis les mandan un control remoto para la votación. Que mala onda que las molesten en sus tertulias.

Que oso, que naco y que flojera tener que dejar la cafetería para dar un simple votucho. Uff, como dijo aquel, fuchi, guácala.