Cd. Victoria // Tamaulipas

Ayer en la sesión del Congreso del Estado, algunos diputados de Morena, nos demostraron que nada más no le entienden a las tareas legislativas.

Da la impresión de que no han leído las disposiciones legales que rigen la actividad parlamentaria.

Para los morenos, ir al Congreso, es ir a lanzarle porras a AMLO, vestir de manera irreverente y gruñirle a todos.

No saben leer, se sienten divos, total, son un caos. Esa es la historia, muy triste por cierto, de la cuarta deformación…..que diga, transformación.

Ojalá les dé por leer las normas parlamentarias…..aunque sea en una ida al baño.

*****

El camino se está despejando para Edgardo Melhem Salinas, al interior del PRI estatal.

De los 5 aspirantes, ya se están bajando y cediendo su apoyo para el de Río Bravo.

El protegido de Egidio Torre, el máximo traidor de los priistas tamaulipecos, Tomás Gloria, a cambio de posiciones y prebendas, claro, no brinca sin huarache, se suma a Edgardo.

De modo que es cuestión de unos días para que Melhem Salinas asuma como presidente del PRI estatal.

*****

Por cierto, ya han pasado poco más de 3 años y la Auditoría Superior del Estado no ha podido consolidar acusación alguna contra Egidio Torre Cantú ni sus secuaces.

De que hubo desfalco, lo hubo, pues la fortuna de muchos de esos tacuaches no sería comprobable, sin embargo, el Auditor Superior no se atreve a levantarle la mirada a Egidio.

El auditor se asusta con todo y con nada, si supiera que Egidio es más cobarde y miedoso que nada, es engaña bobos.

Los que conocemos a Egidio “el señor de los acuerdos obscuros”, sabemos bien que se espanta hasta con su sombra.