El SIDA ya no es una sentencia de muerte

El Día Mundial de la Lucha contra el SIDA se celebró por primera vez en 1988 y desde esa fecha, el virus ha matado a más de 25 millones de personas.

 

El 1 de diciembre se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. La primera vez que se celebró fue en 1988 y desde esa fecha, el virus ha matado a más de 25 millones de personas en todo el mundo, lo que supone una de las epidemias más destructivas de la historia.

Sin embargo, a pesar de estas tendencias, el VIH continúa siendo una prioridad de salud mundial, por las enfermedades que derivan de su infección, que afecta al sistema inmunológico de los pacientes. A nivel mundial, la principal causa de muerte entre las personas con VIH es la tuberculosis.

Aunque en los países occidentales –donde la tuberculosis es poco común– las personas con VIH mueren por otras afecciones que no están relacionadas con el virus de la inmunodeficiencia adquirida, como por ejemplo la diabetes, la enfermedad renal, la enfermedad hepática y las enfermedades cardiovasculares.

Un diagnóstico de VIH ya no es una sentencia de muerte

Es verdad que el SIDA  ha dejado de ser una sentencia de muerte, como pasaba hasta hace algunos años, y se ha convertido en una enfermedad crónica pero aun así, con el aumento de la esperanza de vida entre las personas que viven con esta enfermedad, esta población está afectada por enfermedades crónicas que alteran y reducen su calidad de vida, por lo que sería necesario estudiar más sobre esta cuestión para mejorar las condiciones de todos los enfermos en el mundo.

Estar infectado con VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es haber estado expuesto al virus, pero no necesariamente se tiene que desarrollar la enfermedad (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida).

Fuente: Agencias