En su versión animada

Redacción //

Redacción //

Tras revelarse que los programas de “Chespirito”, incluido “El Chavo del 8” salían de la televisión en todo el mundo, Grupo Chespirito refrendó este jueves que continuará preservando el legado de Roberto Gómez Bolaños para que cada generación “conozca a los personajes e historias que nos hacen sonreír, sin querer queriendo”.

Lo anterior se dio a conocer en un comunicado que Grupo Chespirito publicó este jueves 6 de agosto en su cuenta de Twitter.

Aunque se desconoce cuál será el futuro de los programas de “Chespirito”, ya que los capítulos que produjo Televisa no se pueden comercializar en otras televisoras, Grupo Chespirito sí puede lucrar con las series animadas de “El Chavo del 8“ y “El Chapulín Colorado”, las cuales se especula que podrían llegar a Netflix, pues el gigante del streaming está interesado en proyectarlas.

Mientras que María Antonieta de las Nieves, ‘La Chilindrina’ reveló que ‘El Chavo del 8’ dejó de grabarse porque su creador, Roberto Gómez Bolaños sintió que era demasiado grande como para seguir interpretando el personaje de niño.

Cabe destacar que ‘El Chavo del 8’ estuvo al aire por 24 años y le valió el reconocimiento a nivel internacional a todo el elenco que participó en el programa.

Los derechos de todos los personajes de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” ahora pertenecen a sus herederos, reveló el lunes pasado el actor Édgar Vivar, quien dio vida a “Ñoño” y el “Señor Barriga” en “El Chavo del Ocho”.

Édgar Vivar explicó, en el programa “La Taquilla”, que Roberto Gómez Bolaños cedió los derechos de sus personajes a Televisa hasta el 31 de julio de 2020, por lo que han regresado a su poder, pero al no estar vivo quedan en manos de sus herederos.

“El contrato entre Televisa y Roberto Gómez Bolaños terminó el 31 de julio y la empresa no quiso renovar los derechos de ‘El Chavo del 8’ con Grupo Chespirito por eso, el programa dejó de transmitirse en varios países”, señaló Vivar.

 

Colocado por Redacción//

En diciembre de este año

VÍDEO: Se convirtió en un punto de enfrentamiento entre policías y manifestantes