FACTOR ENTE DOS

0
84

Por: José Efraín Caballero Sevilla

Festejemos nuestra independencia

Vivimos en una nación democrática que ha sido el legado de nuestros libertadores, quienes dieron su vida porque nuestro pueblo pudiera tener certeza en el presente, lograr contar con autonomía como nación, trascender su yugo colonial y bajo ese contexto es como se entiende el inicio de la lucha de independencia en nuestro hermoso país México.

El grito de dolores del 16 de septiembre de 1810 por el cura Miguel Hidalgo y Costilla es el inicio de una búsqueda de igualdad ante los hombres libres, el comienzo de un reclamo que sale del fondo del espíritu y busca el don del hombre: “la libertad”.

Es un largo proceso el inicio de la construcción de la patria de todos los Mexicanos, mas de 200 años en que se han sentado las reglas políticas de convivencia, desde “Sentimientos de la Nación” de José Ma. Morelos, dando continuidad a la obra de Miguel Hidalgo logrando reunir al congreso constituyente, siendo Hidalgo quien comentó que difícilmente quienes inician una revolución pueden ver culminada su obra.

Han sido muchas las etapas que ha vivido México desde su nacimiento como nación independiente defendiendo la consumación de su soberanía a la postre, inclusive de otros intentos de reconquista, pero el valor patriótico ha prevalecido y esa es la razón de orgullo al gritar que tenemos libertad.

Guadalupe victoria es declarado el primer presidente de los Estados Unidos Mexicanos el 2 de Octubre de 1824, con la promulgación de la primera constitución federal de la republica el 31 de enero entrando en vigor el 4 de Octubre.

En el México actual la lucha por defender nuestra soberanía se encuentra como desde el inicio en los congresos; así como el constituyente de 1823, que inició el sistema de gobierno mediante el establecimiento de las ideas jurídicas plasmadas en leyes, siendo el combustible de esa maquinaria representada en el estado de derecho en el cual vivimos actualmente.

México sufre en el presente por la corrupción que es lo que atenta contra nuestra libertad y el flagelo de la ignorancia y la pobreza. Para combatirlas debe apostarse a la lectura y la educación ya que es el medio para formar ciudadanos que vivan apegados al estado de derecho y hacer valer este.

Son los libros y el conocimiento que hacen a un ciudadano bien educado capaz de lograr cambios significativos en nuestra sociedad actual, mayor que con el uso de las armas ya que el legado de nuestros héroes libertarios es el andamiaje institucional que es aun perfectible y eso se logrará mediante libre pensadores donde la educación sea el baluarte de nuestra independencia y libertad.

Festejemos nuestra independencia, amigo lector le dejo esta frase en razón de esta importante fecha cívica:

“Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo en donde nacen los hombres o las mujeres, ellos son finalmente del tamaño de su obra, del tamaño de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos” Ignacio Allende.

Contacto: factorentredos@hotmail.com

Comentarios

comentarios