Los ladrones hacen de todo con tal de salirse con la suya, un claro ejemplo es lo que te contaremos en esta nota.

En la ciudad alemana de Dusseldorf un individuo se hizo pasar por comprador pararobarse un raro Ferrari 288 GTO año 1985, valorado en 2 millones de euros.

De acuerdo con información de Deutsche Welle, el hombre concretó una cita con el propietario para probar el automóvil.  Durante el viaje de prueba ambos decidieron cambiar de asiento para que el ‘comprador’ pudiera manejar el vehículo.

Para sorpresa del dueño, en cuanto el hombre se puso al volante pisó el acelerador y se fue a toda velocidad.

Al poco tiempo el coche fue encontrado oculto en un garaje oculto. Aunque el propietario tomó la foto del falso comprador antes de la prueba, este todavía no ha sido encontrado por la Policía.

El medio alemán destaca que este automóvil perteneció en el pasado al expiloto británico de Fórmula 1, Eddie Irvine.