INFIERNO GRANDE

0
30

No ha mucho de hoy se escenificaron las elecciones para renovar el cabildo en Palmillas y vimos que el priismo estaba un tanto cuanto debilitado pero había resistencia  a dejar las filas tricolores sin embargo, hace unos días precisamente el 14 de mayo, fecha en que el municipio de Miquihuana cumplía sus primeros 170 años de fundación, observamos que algunos que se decía priistas recalcitrantes  de Palmillas ya portaban la indumentaria azul.

Pudiésemos decir que la casaca representaba la buena vecindad, la cortesía y es correcto ser condescendiente con los vecinos.

Sin embargo, recordamos <para ilustrar el caso> que en el segundo año de la egida del profesor Jaime Barragán, se festejó como siempre con bombo y platillo el aniversario de la fundación de este conglomerado humano con una gran cabalgata   a dicha  festividad  acudió el ciudadano Roque Sánchez Carrizal, quien fungía como tesorero del municipio de Miquihuana  y como nobleza obliga el munícipe anfitrión  le regaló la casaca roja (PRI) que representaba el festejo Palmillense  y no se la quiso poner, porque ya se sentía pitufo.

¿Será acaso que los palmillenses que acudieron a la cabalgata de la Meca Juana se están proyectando como futuros panistas? o simplemente fue una significativa cortesía  por la que portaron la vestimenta azul. Pronto se despejará la duda.

Y prosiguiendo con el tema. – La que hizo un desaire que raya en la grosería a los Miquihuanenses fue la alcaldesa de Palmilla Laura Castillo Córdova, al no acudir a tan importante evento que con afecto invitaron a la edil de Palmillas y la señorita Laura, los desdeñó.

En realidad, las indicaciones de arriba son en el sentido de que los pueblos del altiplano tamaulipeco hagan región, pero al parecer Córdova Castillo, estas indicaciones se las pasa por el arco del triunfo.

En otro cometario. –  según los lideres morales de Palmillas prometen al candidato del PAN una votación histórica   el próximo 2 de junio y, de acuerdo como  andan trabajado haciendo comal y metate con la ciudadanía de todas las comunidades, es seguro que en las ánforas se refleje la cantidad de sufragios que le ofrecen al Dr. Juan Enrique Liceaga Pineda, candidato a diputado local quién incursiona en el distrito XV1, con el aval del partido que llevó a Cabeza de Vaca, a la gubernatura de Tamaulipas.

¿La pregunta obligada es, cuantos votos, ofrece la señorita Laura, a la causa panista en esta refriega electoral? Porque no saldrán más votos de los que ofrecen Jaime y Jorge, que son alrededor de 900.

Ha trascendido que la alcaldesa ha ultimado a sus colaboradores en la presidencia en el sentido de que quien no vote por el partido que la llevó a la alcaldía  los pondrá de patitas  en la calle, empero es del conocimiento público que de los más de cien colaboradores del ayuntamiento todos comulgan con el proyecto de los lideres morales de esta comunidad, por lo que si acaso una veintena de los funcionarios son gente de la Señorita Laura, por lo que podemos aseverar que es todo lo que trae  en el morral la edil, para ofrecerle a Liceaga y, cumplir con el pacto suscrito con los jerarcas que mandan en Tamaulipas desde el tercer piso de palacio.

Ya faltan 10 días para que concluya la contienda electoral (tiempo de hacer campaña) y aun no se despeja la duda en Palacio  municipal sobre la cantidad de sufragios que la Señorita Laura, le dará al PAN.

 

Comentarios

comentarios