INFIERNO GRANDE

En el senado de la Republica con un amplio margen de votos, 98 para ser exactos contra 22 en contra y una abstención, por fin quedó aprobada una de las más cacareadas promesas de campaña del ahora presidente de la republica Andrés Manuel López Obrador, <la Revocación de Mandato> que tiene por objetivo separar al presidente de la República, así como a los gobernadores de su cargo, mediante la consulta popular, solo falta que por lo menos 17 congresos de los estados aprueben la ley, y es seguro que será avalada porque Morena ya cuenta con 20 congresos locales.

Con las modificaciones que se hicieron a la iniciativa original el presidente de la república no aparecerá en la boleta para las elecciones federales en el 2021, sino que la consulta para la revocación de mandato se hará hasta los primeros 3 meses del año 2022, con lo que la ciudadanía inscrita en el padrón electoral definirá con sus voto si se queda el presidente o se va.

Así, en las boletas electorales de las próximas elecciones federales de 2021 no aparecerá el nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador, para determinar si permanece o no en el cargo, sino que éste tipo de consulta se podrá realizar a partir del año siguiente, en 2022.

Esta ley constitucional que se ha diseñado para que los últimos meses del 2021 se configure la plataforma que se utilizara para la puesta en escena de la revocación de mandato en la que no quedarían exentos los alcaldes, a los que se les podrá pedir que se vayan si no cumplen con el pueblo, lastima dicen algunos palmillenses que para cuando se aplique esta ley constitucional ya la alcaldesa Laura Córdova Castillo será parte de la historia nefasta de esta población.

Con el 3 % de los palmillenses inscritos en el padrón del INE se podaría también solicitar la revocación del mandato de quien detente en poder.

De la que se salva la Señorita Laura, porque de acuerdo al padrón electoral de poco más de mil sufragantes con poco más de 30 ciudadanos (as) podrían solicitar la consulta popular, para que el gobierno municipal deje la mullida silla, no sin antes entregar cuentas claras de los que ingreso a las arcas municipales y lo que se egresó con justificación. Aunque es importante destacar que con esa treintena de firmas se abriría a la consulta en la que el 40 por ciento de los electores decidirán si le ponen fin a la administración o le dan un voto de confianza.

Y es que como dice el senador y líder del Partido Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro <el pueblo pone y el pueblo quita> así que los próximos Alcaldes no la tendrán nada fácil, y es que con la Señorita Laura, se acaba la época del disimulo, de los malos funcionarios, de los vividores del sistema y de la opacidad.

PD.- información.— En estos días le llevarán otra petición de transparencia a la alcaldesa y,- que quede claro, el que avisa no traiciona- la información que en pedimento es de la que guarda de manera confidencial y, si no cumple con la solicitud se seguirá la secuencia legal, que podría llegar a los tribunales federales, mismos que solicitarían la separación del cargo como alcaldesa. Tal vez los pésimos asesores le den ánimos a la edil, quizá le digan,- que le pelamos el “ese”— sinceramente sería mejor que consulte con sus asesores sobre todo los gratuitos y más sinceros, como podría ser el diputado de su distrito para que le de unas clasecitas de los que significa la ley de transparencia.