De las cerca de 50 fantasías registradas por los autores, muchas de ellas son compartidas por cerca del 80% de los entrevistados de ambos géneros. La más popular, fue la de tener sexo en sitios extraños, como baños públicos o la oficina. Le sigue practicar sexo oral, tener relaciones con alguien conocido que no sea la pareja o masturbar también a un conocido. Tanto para hombres (81%) como para mujeres (86%) las emociones son una parte fundamental de las fantasías.

El 64% de ellas fantasean con ser dominadas en una relación, algo que también busca el 53% de los hombres.

Mientras un 28% de las mujeres fantaseaban con masturbar a un desconocido, la cifra trepaba al 62% si eran hombres los que respondían. Las diferencias eran similares un 18% para ellas y un 61% para ellos) si la pregunta era si le gustaría tener sexo con alguien mucho más joven (aunque en edad legal), que ellos o ellas.

Por su parte las mujeres están más dispuestas a un trío bisexual que los hombres: 56% contra 15%. Una diferencia aún mayor se ve en lo que respecta a la fantasía de realizar una felación: 72% contra 18%.