En Bustamante principalmente en Calabacillas la llaman < la amiga del pueblo> y es que su sencillez  hace que la envidien hasta  los pocos  opositores que tiene eso sí,  bien declarados.

No es ocioso destacar que Maricela Rodríguez González, ganó las elecciones para gobernar su pueblo en el año 2016,  refrendó el cargo en el 2018 y en el 2019, su equipo de operadores  bajo su guía da todo el  apoyo al candidato  a  diputado local por el distrito XV1 (PAN).

Por razones  que son fáciles de entender  cambió de camiseta y volvió a demostrar que el pueblo “jala” para donde diga la alcaldesa  y, es que solo las personas que cumple lo que prometen,  mantienen  a la ciudadanía cerca y dispuesta a cortarle un gajo a la historia.

Dicen nuestros entrevistados que Maricela, es un ser humano   grandioso,  que siempre apoya a quien más necesita ayuda, que es incuestionable, es amiga  del que padece alguna enfermedad  y la admiran porque  platica y escucha a  toda la gente, sin distinción alguna, ———por eso, en Calabacillas, la han bautizado  como la “amiga del pueblo” y es que la munícipe cada día toca más puertas en el estado y la federación para pedir más presupuesto  para abatir todas las demandas de la sociedad bustamantense.

Maricela, no descansa, cuando no anda visitando y entregando obras en alguno de los tres cañones,  está ante  el  gobernador o algunas de  las dependencias estatales solicitando apoyos para  que  las familias  cuenten con más satisfactores.

Es, a toda madre, dice un viejo de Calabacillas, no solo nos atiende y apoya, sino que también en nuestras fiestas, se luce al contratar  bandas musicales que  sólo los pueblos grande se pueden dar ese lujo y, eso nos hace felices, además es una mujer que come lo que nosotros comemos y disfruta, al igual que nosotros cada uno de los acontecimientos sociales y es que Chela, es raza, por eso estamos con ella, y por donde diga, por allá nos vamos nunca habíamos tenido a una presidenta que se metiera a nuestras casas para apoyar a nuestras esposas y ella en persona cocina——    ¡es muy fregona!.

Sinceramente quedamos convencidos que con Chela, se hizo la mejor elección para el pueblo, es la primera vez que nos manda  en el municipio una mujer, pero lo está haciendo mejor que los machos que nos habían gobernado.

Así lo dijo un viejo, grandote, prieto,  que vive en Calabacillas, al que <le guasta mucho el gusto>.

Después de este dialogo que parafraseo los comentarios de  varios  individuos que viven en el ejido más extenso de Bustamante, pasemos a otros enunciados también de importancia pues resulta que con los torrenciales aguaceros que se suscitaron en  la población que se describe a  una pareja adulta   se le ocurrió pasar por esos caminos desolados  y, a la altura del ejido San Miguel de Waldo, al jefe de la familia, se le ocurrió descender de la camioneta en que viajaban con la finalidad de internarse en el monte y realizar una necesidad  fisiológica, toda vez que por las cervezas que consumía  tuvo la necesidad de  desaguar la vejiga.

Pero corrió con tan mala suerte que al sacar su instrumento viril, después de bajar la cremallera del  pantalón no se percató que  una víbora de cascabel había quedado atrapada de la cola entre unas grandes rocas, pero con la suficiente dimensión corporal libre, que apenas  escurría los orines  y la víbora que se sintió acorralada y sin poder huir de la presencia del “meón”,  se estiró cuan elástica es, y le muerte el “chicotillo” al sujeto.

Le  clavó sus afilados colmillos  que son como dos agujas hipodérmicas en el órgano en descripción, como era de esperarse el individuo gritó como can apaleado y llamó la atención de su esposa la que acudió a tratar de ayudarlo, al enterarse de los sucedido  lo apoyó hasta la camioneta para huir de la escena del atentado que le ocasionó el ofidio. Se sabe que las  serpientes de cascabel son muy venenosas   pueden causar daños en la extremidad mordida, hemorragia y daños en los órganos vitales.

Consciente de ello lo primero que se les vino en la mente al cuasi difunto, fue que le succionaran el dañado “miembrillo” para sacar el veneno, pero la mujer tenía otra solución mejor.

Según el manual que se ha repartido  por  parte de la secretaria de salud a la gente del campo  expresa que el  veneno  de esa  áspid puede causar cambios en las células, impedir la coagulación de la sangre y lesionar los vasos sanguíneos, de modo que el líquido se filtra a través de los mismos. Estos cambios pueden provocar  insuficiencia cardíaca, respiratoria, así como  renal y, luego se espera el desenlace fatal.

Estos pensamientos se agolpaban sin   encontrar   coherencia lógica  en la cabeza de Héctor “N”  sujeto mordido por el  reptil, pero no contaba que su consorte  tenia la solución para salvarle el trocillo que le servía para vaciar a la vejiga y, es que la mujer que labora como enfermera en el vecino estado de San Luis Potosí, en la hielera entre las cervezas y alimentos,  traía una ampolleta con el antídoto y de inmediato se lo aplicó.

De este caso nos enteramos  por un  amigo de la pareja y nuestro, quien a manera de chiste nos platicó el suceso.

——— que hace referencia a un caso semejante… pues resulta que andaban dos amigos de cacería a uno de ellos  lo muerte una serpiente en “el aparatito” y  le pide al  compañero que le   chape hasta que salga el veneno o de lo contrario  tendrá que  esperar el desenlace fatal,  el amigo  muy solemne  y resignado  le contestó, camarada yo creo que te vas a morir.