Más de 60 ejidatarios de Nahola querían linchar y prenderle fuego al “Nene” por asesino.

0
3201

El felón  asesino es originario del ejido tanque blanco, del municipio de tula.

 

El día domingo próximo pasado se desato la ira en la comunidad Indígena Santa Ana de Nahola, porque cuando los adultos mayores de 68 años y más estaban reunidos para recibir el apoyo federal y admirar un encuentro deportivo, intempestivamente llego el “Nene” como le dicen al joven  Domingo Guevara, oriundo del ejido Tanque Blanco  quinen vio a uno de su enemigo ingiriendo bebidas alcohólicas y se bajó de su vehículo tirando balazos por lo que   muy molestos y enfurecidos ciudadanos  de Nahola al darse cuenta de la alevosía y ventaja en que un sujeto de nombre Domingo Guevara Escobedo, menor de edad, de tan solo 17 años, mismo que  asesinó de 7 balazos a una persona del sexo masculino que en vida respondía al nombre de Julio Cesar Hernández, de 22 años de edad, así también dejó mal herido a Miguel Álvarez Obregón de 23 años, ambos con domicilio en el ejido Santana de Nahola.

Ante estos sangrientos hechos más de 60 enfurecidos ejidatarios se dispusieron a linchar al alevoso criminal  quien se salvó de morir achicharrado gracias a la pronta intervención de los cuerpos policiacos.

Los dolientes se aprestaron a solicitar los servicios de la ambulancia de la cruz roja para que auxiliara al herido, pero ésta nunca llegó ya que por ser día inhábil el  personal de esa institución no laboran y tuvieron que trasladar al herido  Miguel Álvarez Obregón en un vehículo particular pero desafortunadamente al llegar al hospital del Seguro Social de Tula murió.

Este hecho acelero más el coraje de los ejidatarios quienes quemaron el carro del homicida, también  el de su tío y siguieron al homicida  Domingo Guevara Escobedo  junto a su tío Jesús Guevara Villasana de 56 años de edad, acompañándolos también un hermano del asesino de nombre Eusebio Gustavo Guevara Escobedo, de tan solo 11 años de edad, mismos que se refugiaron en una casa para no ser linchados y quemados por la enardecida turba de más de 60 ejidatarios.

Afortunadamente la pronta intervención de diferentes corporaciones policiacas de Tula, y la ministerial de la capital del estado que se presentó al lugar de los hechos a dar auxilio y calmar los ánimos de los lugareños, también se contó con la presencia de la policía estatal quienes en su conjunto lograron pacificar a los ofendidos que amenazaban con sacar al asesino del lugar donde se protegía  para incinerarlo junto con su automóvil.

Por fin los habitantes de Santa Ana de Nahola entraron en razón gracia a la intervención policiaca que   lograron calmar los enardecidos ánimos de los ejidatarios.

Fueron muchas horas de intenso dialogo de las autoridades con los vecinos ofendidos y ofuscados y el propósito de las autoridades se cumplió los hicieron entrar en razón.

Y dejaron que la policía Ministerial se llevará a ciudad Victoria en calidad de detenido al mozalbete Domingo Guevara Escobedo, así como por encubrimiento  a su tío Jesús Guevara Villasana, en donde la Procuraduría General de Justicia ya les abrió sus respectivas carpetas de investigación.

Comentarios

comentarios