El Mazo del Decidor

0
53

El gobierno de los vientos del cambio juega sus fichas en la tierra natal del Gran Jefe Pluma Azul.

A la alcaldesa Maki Ortiz siempre la ha considerado un cero a la izquierda, por eso envió al representante del gobierno Francisco Garza de Coss, pero como que no lo han convencido de sus habilidades y, ahora, se inclina en el jefe de la oficina del Gobernador Víctor Sáenz,  para activar la veta política en Reynosa.

Así que desde este lunes, Víctor tiene en sus manos consolidar su figura política en pos de la alcaldía.

Es un tiro de doble impacto, pues la labor como jefe de la oficina del gobernador le ha quedado muy grande y no ha sabido consolidar el equipo, por ello, ahora le tiende la oportunidad de conseguir la alcaldía, siempre y cuando sepa hacer bien las cosas. Tiro de dos bandas que busca una salida decorosa del gabinete.

 

*****

Un tema por demás sensible es el gasto del erario en favor de los partidos políticos.

La población está más molesta con tanto dispendio que se da al erario y que se convierte en una atractiva bolsa para los dueños, perdón, dirigentes de los partidos.

La Suprema Corte, ha determinado constitucional que las entidades establezcan en sus normas, los límites al financiamiento público en año no electoral.

Es que el gasto derrochado para los partidos políticos es una infamia, una burla y atropello para la población, que, aparte, ya no les cree ni el nombre.

Es un avance, porque la democracia en nuestro país, los políticos bribones, la han hecho la más cara del mundo y, no por ello, es la más eficiente, sino todo lo contrario.

 

*****

Poco a poco la figura de papá pitufo Ricardo Anaya Cortés, presidente nacional  del PAN, está llegan a su verdadero nivel.

Los escándalos de corrupción que le han ventilado y de los que ya no saldrá bien librado, acabaron pronto con la carrera del joven maravilla Ricardo Anaya.

La culpa no es del PRI, ni del Gobierno Federal, sino del propio Anaya, quien se despachó con la cuchara grande y se enriqueció descomunalmente a base de corruptelas.

Ese discursito de que iba contra la corrupción, le atrapó las manos más pronto que tarde.

La hora de papá pitufo se acabó. Los Senadores panista Roberto Gil Zuarth, Ernesto Cordero Arroyo y Javier Lozano Alarcón, han pintado su raya respecto del PAN, el PRI y de Anaya Cortés, saben que huele a cadáver político.

La voracidad de papá pitufo fue su principal enemigo, además de que, todavía a tiempo de salvarse, ignoró los mensajes cifrados que le enviaron y ahora, ya se le acabó el jueguito.

Comentarios

comentarios