Por Víctor Rivera Rodis

La que administra la presidencia municipal de Palmillas como si fuera una empresa de su propiedad es la prepotente alcaldesa Laura Córdova Castillo, la cual no contenta en no hacer obras de carácter social y urbano en beneficio del pueblo de Palmillas tiene bajo su mando a 128 achichincles entre funcionarios, empleados y trabajadores, por lo que en la obesa nómina municipal se va el recurso  al pagarles abultados sueldos a los 128 trabajadores, por lo que el gasto corriente se va en puros pagos de salarios.

En anteriores administraciones públicas municipales como la de Jorge Monita se tenía a tan solo 74 trabajadores y en la del ex alcalde Jaime Barragán a 79 empleados, por lo que no había tantos pagos de salarios y quedaba dinero para ayudar a la gente más humilde y necesitada de Palmillas.

Pero ahora con la llegada de la Señorita Laura a la alcaldía los ciudadanos están muy decepcionados de la pésima administración pública municipal ya que a más de 180 días de su mandato las obras de infraestructura y beneficio colectivo brillan pero por su ausencia