OPINIÓN PÚBLICA

0
4
OPINIÓN PÚBLICA

Siempre hay una primera vez

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Un poco relegado pero, al llegar a la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Gerardo Peña Flores, miembro del equipo compacto de Palacio, se coloca como una opción rumbo al 2022.

Ahora mismo no es la primera opción pero, si sabe manejarse, teje “amarres” en la gran capital y genera expectativas con un proyecto, el que manda podría decidir a su favor si es que las cosas se le complican para sacar el plan original.

Hay posibilidades de repetir la historia priísta de los últimos tres sexenios: Gobernador pone Gobernador.

Cuando García Cabeza de Vaca fue alcalde de Reynosa quiso dejar como sucesor a Peña en 2007, pero perdieron. No eran los tiempos del PAN y el elegido fue Oscar Luebbert Gutiérrez.

En el segundo ayuntamiento panista de aquella frontera fue el Contralor  Municipal. Desde entonces no se ha separado de quien ahora dirige los destinos de Tamaulipas. Está probado como hombre de fiar. En el gobierno lo colocó en la Sedesol –ahora Sebien-, la poderosa fuente generadora de “posicionamientos”.

Tan no se apartó que, en 2009, Peña se volvió –lo volvieron- a postular por un cargo de elección, ahora para diputado federal, que también perdió frente a Everardo Villarreal.

Debe ser un hombre de mucha fe como para no darse por vencido ante dos derrotas al hilo.

Cuando el jefe del equipo recibió como premio de consolación (por dejar ir la candidatura al Gobierno del Estado) la dirección nacional de Corett (tiempos de Jelipe Calderón Hinojosa), Gerardo ahí estaba. Es de los pocos que encontraron acomodo en mandos superiores.

El año pasado, Peña fue a dar al partido, el PAN, como segundo de abordo. Se le encomendaron tareas de sacar adelante a los candidatos. Se rumoraba que su destino era la candidatura por la presidencia de Reynosa, donde ahora es avecindado.

Por angas o mangas no fue, ni Jesús María “Chuma” Moreno, otro del grupo. Habrían perdido frente a Maki Ortiz Domínguez.

Moreno lleva dos derrotas por el ayuntamiento; tendría la tercera. Peña iba por la segunda.

De hecho Gerardo no está probado en las urnas. Esta vez llega por la vía partidista –representación proporcional-, pero tiene su capital político. Dos candidaturas le generaron experiencia y acercamiento muy estrecho con los sectores que votan, los populares.

La Junta de Coordinación Política será por dos años, pero igual, puede aspirar otra vez a la alcaldía o entrarle de lleno a la precampaña por el gobierno. El jefe debe tener dos o tres opciones para jugar.

Si alguien duda que Don Gera tenga posibilidades, hay que recordar que, en 2015, Ramiro Ramos Salinas, entonces pastor legislativo, sacó entrada para la carrera. Recorrió Tamaulipas haciendo futurismo, tal vez alentado por el entonces Gobernador para tenerlo como emergente si la opción de Alejandro Etienne le fallaba (al final le falló todo, el candidato vino del centro y hasta las elecciones perdió).

Sin experiencia política, intolerante e incapaz de asimilar que le impusieran el abanderado, Egidio quiso seguir con la tendencia de “Gobernador pone Gobernador”. Así llegó él cuando lo apoyó Eugenio Hernández Flores a la muerte de Rodolfo Torre. A nadie más le debe haber sido inquilino de Palacio, aunque con un triste desempeño.

Decíamos que la historia priísta se puede repetir en Acción Nacional. Con mayor razón si, para 2021-2022 Cabeza de Vaca juega ya en ligas nacionales.

Ahora mismo está en condiciones de exigir. Lo apuntalan los resultados en las elecciones de junio del 2019. Se llevó prácticamente todo el Congreso del Estado.

Recurriendo a historia tricolor, hay que recordar que en 1998 Manuel Cavazos Lerma sacó adelante la candidatura de Yarrington. Era la primera vez en que el Gober saliente imponía sucesor. El PRI andaba por la calle de la amargura.

El fenómeno volvió asentirse tres años después cuando el elegido fue Hernández Flores y, a la muerte de Rodolfo, siguió su hermano Egidio.

¿Lo mismo pasará con el PAN? Seguro que sí, el equipo de Palacio ya tiene su proyecto. Si no “cuaja” seguirán en el partido. Ni amarguras ni deserciones.

Cada quien quiere dejar sucesor. Don Manuel A. Ravizé  tenía listo a su amigo Lauro Rendón Valdez, y Enrique Cárdenas al entonces senador Morelos Jaime Canseco. Pero del centro el Presidente tomó otras decisiones.

Peña trabaja para recibir los mandos del Poder Legislativo. Genera planes que deberá dar a conocer el último de septiembre o uno de octubre. Si hace bien las cosas y la suerte le favorece (esto tiene mucho de suerte) andará cerca del premio mayor… O se lo lleva.

Cierto que en los últimos casi cien años ningún pastor congresal ha brincado al Gobierno del Estado, pero … Siempre hay una primera vez!. Después de casi 80 años, el PAN ganó por primera vez la gubernatura.

Aparte, El Tribunal Electoral del Estado tiene sesión plenaria este jueves. Tratará nueve asuntos pendientes, entre ellos una apelación (recibida el 18 de mayo) del PRI en contra de Margarita Sanmiguel Sánchez, ahora diputada electa por Nuevo Laredo, por actos anticipados de campaña.

Otro expediente tiene que ver con MORENA, representando por Don Enrique Torres Mendoza, metiendo bronca todavía por las candidaturas plurinominales.

Sin abanderar al partido formado por AMLO, este sábado 17 a las once de la mañana en el auditorio “Américo Villarreal Guerra”, de Madero, se reunirán los integrantes del Frente Amplio de Tamaulipas y el Consejo Liberal Progresista y Democrático, en un encuentro que tiene como fin “reivindicar nuestro compromiso patriótico, nacionalista y antimperialista para edificar el cambio que los tamaulipecos reclamamos”.

Invitan a sindicatos, organizaciones progresistas y todo interesado en impulsar el cambio de régimen y la Cuarta Transformación.

 

Comentarios

comentarios