PODER POLÍTICO

0
18

 

La doctora democracia puede currar los males de México

 

Ciriaco Navarrete Rodríguez

México es un país gravemente enfermo, pero es la doctora democracia la única facultativa que puede curar todos los males que ha venido padeciendo desde hace más de cien años, debido a que en el año de1917 fue promulgada y jurada la Constitución que actualmente se encuentra en pleno vigor.

Más de un siglo ha sido el tiempo suficiente para desorientar al pueblo mexicano por medio un perverso adoctrinamiento copiado de los soviéticos para someternos a los designios y caprichos de los presidentes de la República, a partir del año de 1934, porque el día uno de diciembre, el general Lázaro Cárdenas asumió el cargo de presidente de México.

He insistido tercamente en esos señalamientos porque existe el peligro de que vuelva el Maximato cardenista disfrazado de la cuarta transformación anunciada por el presidente electo Andrés Manuel López 0brador (AMLO), y aclaro que con mi trabajo editorial no tengo ningún atisbo de mala fe, porque como autor del ensayo relativo a la concepción correcta de la democracia verdadera me siento obligado a aconsejar lo conducente para que el muy apreciado AMLO, tenga éxito en lograr la Cuarta Transformación de México.

A pesar de que AMLO está rodeado de muchas luminarias del derecho, y él mismo es un connotado jurista, nadie ha demostrado entender y difundir correctamente lo que es la democracia verdadera, lo peor del caso es que la confunden con todo acto público equitativo y transparente, por esos el propio presidente electo asegura que los organismos sindicales se van a democratizar por medio del voto “libre y secreto”.

Sobre esa equivocada concepción democrática, quiero aclarar que la votación “libre y secreta” es en realidad, un acto de equidad y de justicia sindical, pero de ninguna manera corresponde al rigor conceptual de la democracia verdadera, y lo aseguro porque no debemos olvidar que se trata de un “régimen de gobierno” eminentemente Constitucional, y que corresponde al Artículo 27 en el cual se precisa el modelo agrario.

En efecto es el modelo agrario de la pequeña propiedad de la tierra el que determina la solidez jurídica del derecho de la tenencia de la tierra, esa realidad no existe en México, porque la Constitución de 1917, fue redactada, insisto, con base en el modelo agrario de la propiedad “Ejidal y Comunal”, cual fue copia de la Unión Soviética para asegurar la dictadura mexicana muy al estilo bolchevique.

Fue la mayoría de los 218 integrantes del Congreso de Querétaro, cuyos legisladores constituyentes se contagiaron de esa doctrina marxista leninista, y por eso, bajo el liderato parlamentario del general Francisco J, Mújica, y respaldados por la fuerza guerrillera del antihéroe Emiliano Zapata, lograron que la esa Constitución vigente hasta nuestros días, con aparentes bondades supuestamente heroicas fuera aprobada, como lo fue, promulgada y jurada, pero para desgracia del pueblo mexicano.

Esa desgracia consiste en muchas consecuencias, la primera de ellas es el empobrecimiento del pueblo mexicanos, al que desde aquellos ayeres se le ha hecho creer que la Constitución es una maravilla jurídica redactada por los supuestos grandes próceres del Congreso de Querétaro.

Fue muy fácil engañar al pueblo mexicano de aquellos ayeres, porque estaba integrado por una gran mayoría de analfabetas que obedecían a ciegas a los Jefes Militares, que por cierto eran muy pocos de carrera, por la gran mayoría fueron designados por torvos asesinos al servicio de los jefecillos entregados a los personajes privilegiados de la época.

Desgraciadamente esos desdichados usos y costumbres siguen prevaleciendo en la actualidad y todo se debe al creciente y muy arraigado proceso de empobrecimiento nacional, esa triste realidad se observa claramente en las marcadas clases sociales, donde los adinerados son la clase pudiente que se encarga de presionar a los desvalidos para que, por medio de supuestas conveniencias económicas, que nunca llegan, formen parte de los grupos y partidos políticos nacionales y estatales.

En esas prácticas, también se manipula a las masas sociales por medio de la falsa concepción de democracia, pero como los lideres y los políticos desconocen el concepto verdadero, usan y abusan de ese vocablo para engañar a sus representados por medio de la creencia de que la simple participación en la política preelectoral, electoral o postelectoral, eso, supuestamente es democracia, pero insisto  en que, en esos casos se confunde a la gente porque se le obliga a entender que su simple participación en esos eventos, es democracia. ¡¡No se vale!!

A mis muy apreciables colegas de la docencia, una vez más los exhorto a que se pongan “las pilas” de la rigurosa lingüística, para se salgan del error conceptual que los retrata como como legos del bien decir y escribir, porque me consta que tan sólo al designar los jefes de grupo de sus alumnos les dicen que la elección será democrática, no mis queridos compañeros docentes, eso es transparencia y equidad, pero de ninguna manera puede ser democracia.

La razón de mi insistencia en el correcto manejo del concepto de la democracia verdadera, es porque nos conviene a todos los mexicanos que la riqueza crezca de manera sostenida, y la única forma que se puede lograr, tal como lo observamos en Canadá y los Estados Unidos de América, que son los países que tenemos como vecinos en el norte del Continente Americano, es precisamente por medio de la democracia verdadera,

De lo contrario la presidencia de México, seguirá siendo el más grande negocio de quienes ocupen la silla presidencial.

 

 

Comentarios

comentarios