Septiembre, mes de la Patria 1821-2021

Ciriaco Navarrete Rodríguez

Esa afirmación es totalmente falsa, porque si bien es cierto que el cura Miguel Hidalgo y Costilla, inició un movimiento armado, que luego le costó la vida, lo hizo en la Iglesia del pueblo de Dolores, ahora conocido municipio de Dolores Hidalgo, Estado de Guanajuato.

Pero en aquella fecha, ciertamente histórica, don Miguel Hidalgo y Costilla, convocó a la gente de aquella región, y al pueblo de la entonces Nueva España, pero para pelear contra los gachupines, como se les motejó a los españoles de aquella época, pero aquella lucha armada  fue en favor de la Corona del Rey Fernando VII, lo cual demuestra que el cura Hidalgo, ni pensaba en la Independencia de nuestro México, y aun así, oficialmente se le llama el supuesto Padre de la Patria.

Efectivamente, septiembre es el mes de la Patria por denominación Oficial, pero la firma del Acta de Independencia se hizo el 27 de septiembre del año de 1821, y esa es la fecha en la cual, sin grito alguno, el gobierno y el pueblo mexicano, podemos y debemos celebrar el 198 aniversario de esa gesta histórica.

Por otra parte, debo preciar, que de manera abusiva, Agustín de Iturbide, quien había sido Jefe de las fuerzas realista, de manera inmerecida se asumió como el libertador del país, y no permitió que el general Vicente Guerrero Saldaña, Jefe de las fuerzas libertadoras e independentistas firmara el Acta de Independencia, y lo hizo porque en mente del usurpador del mérito propio del guerrerense, sin duda alguna ya campeaba la pasión de convertirse en el Primer Emperador del país, como después se pudo comprobar.

Y volviendo a lo relativo al inicio de la Guerra de Independencia, quiero decir que, fue Ignacio López Rayón, el último caudillo que luchó brevemente en favor del Rey español Fernando VII, y   finalmente le cedió el mando al cura, verdaderamente nacionalista José María Morelos y Pavón, quien realmente inició la Guerra de Independencia de México.

Así fue como se enderezó aquella lucha armada sustentada en el documento conocido como Los Sentimientos de la Nación, proclama  histórica que contenía la ideología democrática semejante a la de los Estados Unidos de América, y por eso el Congreso de Chilpancingo redactó la primera  Constitución, con base en el modelo agrario de la pequeña y mediana propiedad de la tierra.

Ese fue el mismo modelo agrario que proponía Don Francisco I. Madero, como sustento ideológico democrático del Plan de San Luis, en el cual se sustentó la Revolución Mexicana estallada el 20 de noviembre del año de 1910, pero debido a su formación afrancesada, le llamó modelo agrario de la pequeña y mediana propiedad de la tierra, tipo francés.

Pero retomando  lo relativo a los acontecimiento e incidencias de la Guerra de Independencia, quiero precisar que la Constitución redactada por el Congreso de Chilpancingo en el año de 1813, pero debido a las turbulencias propias de la Guerra de Independencia, fue promulgada y jurada por el cura José María Morelos y Pavón, en Apatzingán, Michoacán, el 18 de octubres del año de 1814.

Y si he de insistir en la Democracia Constitucional, se debe a que es precisamente en el modelo agria de la pequeña o mediana propiedad de la tierra, donde reside la concepción democrática, y se debe a que son los dos únicos modelos agrarios, los que garantizan la solidez jurídica propia de la tenencia de la tierra, lo cual es una verdad irrefutable.

Pero para desgracia del pueblo mexicano, la Constitución de 1917, fue redactada con base en el modelo agrario de la propiedad  Ejidal  y Comunal, y eso se debe a que el Congreso de Querétaro que la redactó, echó a la basura la Constitución de oro que nos había legado Don Benito Juárez García, y en su lugar nos heredó ese esperpento jurídico, el cual, solamente legitima la propiedad de todo el país en favor del presidente de la República en turno.

Ambas falsedades históricas, como  lo son, por una parte la celebración del festejo de la Independencia de México los días 15 de cada mes de septiembre, cuando en realidad lo debemos festejar el día 27 del mismo mes, y por otra parte, la pésima Constitución regresiva que nos legó el Congreso de Querétaro, se trata de dos mentiras irrefutables.

Menos mal que la fecha de celebración de la Independencia de México solamente tiene efectos deformativos de la verdadera historia de México, pero en cambio, la Constitución de 1917, le ha servido solamente al gobierno, porque es el más perverso instrumento jurídico, con el cual, a los mexicanos nos tiene sometidos a su libre y poderoso albedrío.

Y tal como ya lo he explicado en repetidas ocasiones, la Constitución de Querétaro, es producto de la imaginación marxista de la mayoría de los 218 legisladores que se aferraron al marxismo-leninismo propio de la Revolución Bolchevique la cual estaba en pleno apogeo y triunfó el 7 de noviembre del año de 1917, y por eso contagió ideológicamente a los Constituyentes de Querétaro.

A esa realidad histórica, es prudente agregar las equivocadas acciones militares cometidas por el guerrillero Emiliano Zapata, quien debido a su craza ignorancia personal, se convirtió, conjuntamente con Francisco Villa, y Pascual Orozco, en el trío indómito que odiaba a los maderistas revolucionarios y democráticos, ero adoraba al marxista bolchevique Vladimir Ilich Ulianov, alias Lenin, al triunfo de aquella revolución, se convirtió en uno de los dictadores bolcheviques, más sanguinarios.

Y aunque nuestros presidentes no se han asumido como feroces dictadores, la Constitución de 1917, y concretamente en artículo 27 Constitucional, les concede todo el poder para sumirse como dueños legítimos de todo el país, mientras nosotros los mexicanos, no somos dueños ni del aire que respiramos.

No olvidemos que el verdadero aniversario de la Independencia de México, es el 27 de septiembre de cada año, y que el verdadero consumador de esa gesta heroica, lo fuel el general Don Vicente Guerrero Saldaña,

Facebook…Ciriaco Navarrete Rodríguez

 

 

 

Comentarios

comentarios