Polvorín

0
44

José Ángel Solorio Martínez

Jesús Garza del Guante, alcalde de Matamoros, Tamaulipas, tiene el agua hasta su catolicísimo cuello. Lo agarraron con sus cleptómanas manos y sus pecaminosos dedos, en la puerta del infierno. Si el Ayuntamiento entrante, encabezado por el alcalde Mario López, lo decide, Chuchín –como le dicen sus amigos más íntimos y sus socios más conspicuos- entrará a chirona –como dicen los cronistas policiacos-.

¿Pero cómo?.. Dirán sus persignados amigos de la grey católica matamorense.

¿Por qué el representante del Obispo y del Clero matamorense, podría vestir el traje a rayas de los reclusos?.. Se cuestionarán sus compañeros de iglesia –la mera Catedral porque ellos son fieles cristianos- que semana tras semana lo ven entregarse al Señor en compañía de su muy unida familia.

Pues nada, que el sacrosanto alcalde falsificó documentos oficiales para irse de gane con el préstamo de mil 500 millones de pesos en un proyecto de alumbrado público. (Ni tan público, porque Jesús –el de Matamoros, no el de Nazaret- se apropiaría de más de la mitad de esa suma, mediante argucias y artimañas. A decir de los abogados, ya ni Jesús –el de Nazaret, no el de Matamoros- lo salva).

La negra historia de Jesús –el de Matamoros no el de Nazaret- comenzó el 11 de mayo del año en curso. El Ayuntamiento, aprobó hacer una petición al Congreso del Estado para el pago de un proyecto de alumbrado para la ciudad. Se estableció una cifra: casi 600 millones de pesos. Pagaderos cada mes, con la suma de un poco mas de 4 millones de pesos mensuales.

Firmaron ese documento todos los regidores y síndicos.

Hasta ahí todo iba bien.

Pero apareció Jesús –el de Matamoros no el de Nazaret-…

Con la derrota a cuestas, en agosto del año que transcurre, alteró aquel acuerdo y consignó que el crédito sería de mil 500 millones de pesos.

El alcalde electo, el morenista, Mario López entró en acción: convocó a los diputados locales matamorenses. Llegaron a su llamado cuatro de los seis legisladores. Sólo faltó el panista que suplió a Carlos García y Guadalupe Biasi quien es diputada por el partido naranja.

Mónica González del PRI, Ramiro Salazar del PAN, Antón Tovar PRI y Juan Carlos Espinosa del PRI, acordaron cerrar filas con el alcalde electo y vetar la petición de Chuchín que pretende empeñar el futuro de los matamorenses por 12 años.

El más consistente en su postura, fue el legislador panista Ramiro Salazar quien recordó que él se opuso a esa maniobra desde el 12 de mayo –al siguiente día del acuerdo-.
Tan mal anda el alcalde priista que hasta sus compañeros de partido censuran el manejo oscuro de los dineros de la ciudad.

En corrillos del Congreso y de la política matamorense, se maneja que los críticos del atraco de Garza del Guante están evaluando la petición para interponer una demanda penal por la jugarreta a todas luces ilegal de la autoridad municipal matamorense.
El cuadro de abogados del alcalde entrante, poseen los documentos firmados con fecha del 11 de mayo y el oficio firmado por el alcalde Chuchín en el mes de agosto, apenas cuatro semanas antes de dejar el cargo.

La próxima semana, será crucial para el desenlace de ese montaje fársico diseñado por Chichín.

O el Congreso vota a favor del robo más grande en la historia de los Ayuntamientos en Tamaulipas…

…o le dan una lección de honestidad, a Jesús.

El de Matamoros, no el de Nazaret…

 

Comentarios

comentarios