Por: Lic. Rosbel Bazán López

Para algunos analíticos de gran experiencia en lides políticas dicen que con ALITO, el PRI tiene la gran oportunidad de resurgir de sus propias cenizas en la que lo han sumido algunos dinos, que solo pensaron en su provecho, a decir Carlos Salinas de Gortari quien  encaminó a México al  destructivo neoliberalismo, que ocasionó el más grande endeudamiento que ahora mantiene sumido a más de 60 millones de compatriotas en la miseria.

Sin embargo, si el nuevo líder del PRI Alejandro Morenos Cárdenas, logra cambiar la perspectiva de los mexicanos en el sentido de que hay un nuevo Partido Revolucionario Institucional, con un proyecto político en el que se incluya a toda la sociedad sin distingos y sobre todo que combata la corrupción que  esta en el ADN de la mayoría de los viejos priistas,  es posible que con esas sangre nueva, el tricolor vuelva a recuperar sus glorias, y es que sinceramente este partido  ha demostrado que  si sabe gobernar.

El tricolor aun cuenta con una docena de gobernadores que podrían catapultarlo hacia mejores estadios de representatividad  nacional, eso dicen los expertos, nosotros solo repetimos como muñecos de ventriloquia lo que expresan los conocedores  en dichas  lides políticas, además señalan que podrían aprovechar la gran coyuntura que existe a raíz de una ingente desbandada que huye de las filas de Morena, porque no encontraron los espacios que esperaban y con un PAN sumido en contradicciones  internas  que forzosamente tendrán que arreglar   antes de las elecciones del 2021 porque  si AMLO, aparece en la boleta con el pretexto de la revocación de mandato, podría dejar al partido albiazul con una mínima representación en el Congreso de la Unión y, entonces si, el presidente de  la Republica podría hacer y deshacer a su antojo en la segunda mitad de su mandato.

Aunque Andrés Manuel López Obrador, dice que no buscar la ampliación de su mandato, la verdad que lo mismo dijo Porfirio Díaz, cuando confeccionó el plan de la Noria, —- La Revolución de La Noria— según los historiadores — …”fue un movimiento político-militar dirigido por el general Porfirio Díaz en 1871 para impedir que Benito Juárez, contendiera para una nueva reelección, lo que en opinión del joven general Díaz, violaba la letra y el espíritu de la Constitución de 1857—…” sic. Y, luego el General Porfirio Díaz, héroe del 2 de abril– …”La batalla final por Puebla se dio en la madrugada del 2 de abril de 1867 y principalmente se llevó a cabo en el Convento del Carmen. El general Porfirio Díaz volvía a alzarse con un importante triunfo para la causa republicana…”sic y a pesar de que político oaxaqueños dijo en el plan de la noria, que no se reeligiera, finalmente duró más de 30 años en el poder.

AMLO, dice y firmó ante notario que no pensaba reelegirse ¿usted del cree?  yo tampoco.

En Tamaulipas  <los morenos> se dan con todo, en busca de la sucesión del 2022, hasta mordidas, piquetes de ojos y de cutis, para descarrilar la maquinaria enemiga, es así como Américo Villarreal Anaya, le teme hasta a sus sombra, incuso le tiene desconfianza a su suplente el Dr. Faustino López Vargas,   quien tiene la venia del numero uno nacional, además de René Bejarano y  la jefa del gobierno de la ciudad de México Claudia Sheinbaum,  por lo que Américo  la tiene difícil de quitarse  esa “piedrota” de su zapato, sinceramente si está muy caon.

Otro que busca  la bendición del peje es José Ramón Gómez Leal, coordinador de programas federales, también se siente con méritos   Mario López, alcalde de Matamoros y Adrian Oseguera presidente municipal de Madero, lo mismo Héctor Garza González oficial mayor  de la SEP, quiere  tener el Vo.Bo de AMLO,  Rodolfo González Valderrama director de RTC, también se siente con derecho de contender el 22,   Carlos Cantú Rosas  ex alcalde de Nuevo Laredo, es otro factor real de poder, que se apunta para la sucesión. De esta cauda de políticos “amorenados” saldrá seguramente  el próximo candidato a la gubernatura de Tamaulipas por el partido del PEJE..

Mientras que por el PAN  Gerardo Peña Flores, hombre de todas las confianzas del gobernador del estado pudiese ser el sucesor, empero no se puede descartar a Cesar Augusto Verastegui Otros, actual secretario de gobierno del estado y el senador Ismael García Cabeza de Vaca, y es que  de estos personajes, que son panistas químicamente puros, es muy probable que surja quien contienda en el 2022.

Por su parte el   PRI , en el hándicap para suceder a Cabeza de Vaca,  se dice que   se la jugará con   Oscar Almaraz Smer, pero seguro se apuntaran otros políticos reconocidos  cuando los tiempos se acerquen..