Con la temporada de cosecha de tomate en los campos de siembra de la agro empresa “campo blanco” vuelven los empleos y las quejas, desde que las largas jornadas de trabajo, los sueldos mínimos, maltrato por parte de mayordomos, horas extras sin pagar, despidos injustificados y condiciones de higiene y seguridad muy malas.

Por más que los empresarios agrícolas aseguren se respetan a los trabajadores agrícolas en Tula, ahora que vuelve la temporada de cosecha, recolección y la preparación de los productos agropecuarios, siendo su labor de gran importancia para el desarrollo de estas prosperas empresas agroindustriales del municipio, pues son empresarios sinaloenses los que ahora invierten en Tula.

Las autoridades laborales de los distintos órdenes de gobierno han hecho muy poco para remediar la situación de explotación de que son víctimas muchos de los trabajadores agrícolas del país; pero como cada año de manera anónima empleados de estas empresas denuncian las condiciones laborales en las que viven, donde se les sobre explota, se les obliga a trabajar horas extras sin previo aviso y no se les deja ni tomar agua o ir al baño esas son las condiciones en las que les ofrecen trabajo y dada la necesidad muchos soportan el trabajo.