Tula, Tamaulipas.-

El pasado 13 de Noviembre por órdenes de la Secretaría de Gobernación, fueron de manera muy silenciosa y discreta mediante un operativo secreto trasladados 35 reos del penal de Tula al Cedes de Altamira, nadie supo de este movimiento de los internos, tan sólo el juez estaba enterado.

La mayoría de los internos son de bajo perfil de criminalidad y delincuencial, ya que los delitos que cometieron los realizaron en el área rural, como robo de ganado, de casas habitación, otros por insulto, injurias, delitos de baja responsabilidad jurídica, y tan sólo unos cuantos homicidas de no mucho peligro.

Por lo que los internos que trasladaron de Tula al Cedes de Altamira son de baja peligrosidad.

Esta situación del operativo efectuado va en contra de los derechos humanos de los detenidos, de su reinserción y readaptación social, por lo que están inconformes con ese traslado, y se quejarán ante la delegación de los derechos humanos en Tamaulipas.

Los familiares manifestaron el cómo les harán llegar sus alimentos, y además para ir a  visitarlos tendrán que pagar pasaje, y sale muy caro de Tula hasta Altamira, por lo que se cometió una injusticia con los familiares que estaban internos en el penal de Tula al trasladarlos al Cedes de Altamira.