Para 2030, al menos 20 millones de empleados industriales serán sustituidos por robots en todo el mundo, según un estudio realizado por Oxford Economics, en el Reino Unido.

Este impacto tecnológico ofrecerá beneficios económicos, pero agravará desigualdades sociales geográficas de la población, pues eliminará de manera desproporcionada empleos de baja calificación, agravando la situación de ciertos sectores.

Mala distribución

El estudio de la firma británica de investigación consultoría detalló que el desplazamiento de empleos ocasionado por el aumento de los robots no se distribuirá de manera uniforme en el mundo ni dentro de los países. También refirió:

“Los trabajos más afectados serán aquellos que requieren funciones repetitivas. En tanto, los menos afectados serán aquellos que demandan compasión, creatividad o inteligencia social”.