en

CryCry CuteCute LOLLOL OMGOMG DestacadaDestacada

Se dice que hace algunos años capturaron a una “bruja” en Victoria antes de que se fuera volando

La mujer no pudo ser identificada antes de que desapareciera

En Victoria existen muchas leyendas urbanas, algunas son muy famosas y se han contado de generación tras generación. Hasta hace algunas décadas cuando Victoria no era una ciudad muy poblada se hablaba de las “brujas” o “bolas de fuego” que se avistaban por la sierra donde se escondían para evitar ser encontradas.

Mi abuelo Servando era originario del ejido Benito Juárez del municipio de Victoria y siempre contaba acerca de las  brujas, esas mujeres que tenían la habilidad o “poderes” de transformarse en cualquier animal para salir por las noches para realizar ciertos ritos o rezos satánicos en sus encuentros nocturnos.

Nos contaba que desde que era niño por su casa seguido se veían las famosas bolas de fuego que se creía que eran las brujas porque parecían jugar entre sí y en el camino se iban alejando más hasta que se perdían en la oscuridad de la noche.

Pasaron los años y mi abuelo salió de su pueblo para irse  a trabajar a Victoria, ahí conoció a mi abuela y formaron una familia. En ese tiempo entró a trabajar como policía municipal y fue precisamente cuando se desempeñó en ese oficio que vio de cerca una supuesta bruja según su relato.

La anécdota sucedió a principios de los años 60’s

Fue una de esas noches que le tocó trabajar toda madrugada, cuando su compañero policía llegó con una extraña mujer detenida a la única celda que la demarcación de policía que se situaba por aquel tiempo en la colonia Guadalupe Mainero. En ese lugar había una sola celda donde estaban acostumbrados a encerrar a los borrachitos problemáticos y las prostitutas de la zona de tolerancia cuando tenían algún altercado.

Él la describió como una mujer con el pelo largo hasta los tobillos, vestía ropa negra y la tuvieron por mucho tiempo sentada en una de las sillas dentro de la celda y no dejaba de ver al piso, en toda la noche no pronunció una sola palabra durante el tiempo que la tuvieron recluida.

Por más que le preguntaron cuál era su nombre y de donde venía, la mujer no hacia más que ver hacia el piso con las manos entrelazadas.

“Era una bruja” no había duda, mencionó mi abuelo. La razón por la que se la llevaron detenida es que la encontraron dentro de un solar de una casa y los dueños se percataron de su presencia por el escándalo de los marranos que tenían en un corral.

Los dueños de la casa contaron que cuando fueron a ver que pasaba, la mujer se quiso escapar, trepando un mezquite que tenían al fondo de la casa, pero de inmediato empezaron a rezar el rosario pero al revés hasta que la mujer cayó al suelo y la tuvieron ahí hasta que la llevaron a la comandancia de policía.

Mi abuelo Servando decía “mi mamá solía ahuyentar a las  brujas haciendo esas oraciones, mientras vas haciendo nudos con un mecate para bajarlas de donde anden”.

Porque se decía que cuando andaban cerca del pueblo era porque andaban buscando a los niños chiquitos para llevárselos.

Para entes de terminar su turno de trabajo, mi abuelo asegura la mujer se esfumó de la celda y no volvió a saber de esa mujer por esos rumbos, por lo que creyó  venía de algún otro municipio o estado pegado a Victoria, pues según las creencias populares tienen el poder de convertirse en aves y volar a lugares más retirados para seguir cultivando sus malas artes.

 

 

 

Colocado por Dalila

Opinión Pública

AMLO planea continuar con giras