Se hace millonario gracias a la fuente

0
88
fuente

La Fontana di Trevi es uno de los monumentos más emblemáticos de Italia y del mundo. La extendida fama de la fuente lleva a un mar de turistas que la visita cada año con el fin de lanzar monedas de espaldas, pidiendo un deseo.

Una leyenda tradicional sostiene que los visitantes que arrojan una moneda a la fuente aseguran su regreso a Roma, pero además en la actualidad, se cree que las personas que arrojan dos monedas tendrán un nuevo romance, y tres aseguran un matrimonio o un divorcio.

Tan fuerte es la tradición que la constante afluencia de turistas conlleva la suma de aproximadamente 3.000 euros diarios que se arrojan a la fuente. ¡Es una cantidad considerable!

Pero nadie había caído en cuenta de ello, hasta que el romano Roberto Cercelletta decidió aprovecharse de la gran fortuna que dejaban los turistas y durante 34 años acudió rigurosamente a la fuente para adueñarse del “apetitoso botín”.

La policía romana declaró que el hombre levantaba 6 veces por semana todas las monedas que podía, alrededor de 850 euros en 15 minutos era lo que el astuto Cercelletta conseguía.

El hombre era conocido por todos en el lugar, y a pesar de que la justicia conocía de sus fechorías nunca lo detuvieron porque en ese entonces “no cometía ningún delito”.

Turistas y pobladores veían cómo el hombre, que tenía problemas mentales, a temprana hora de la mañana se sumergía en las aguas de la fuente para su consabido plan, las barría, las juntaba y con un imán se hacía con la fortuna.

Pero en 1999, su suerte cambió por completo. Una nueva ley impuso una multa para todos  quienes revisaran los monumentos en un afán de proteger el patrimonio histórico; fue entonces cuando Cercelletta tuvo que empezar a pagar las multas correspondientes, pero no se iba a quedar de brazos cruzados.

Comentarios

comentarios