en

Según experto de Oxford

Jefferson, indica que cada vez hay más pruebas que demuestran que el coronavirus estaba en otro lugar antes de que surgiera en China

Redacción// Internacional

“El coronavirus pudo no originarse en China, y es probable que haya estado en una etapa latente en todo el mundo durante muchos años hasta que se dieron las condiciones ambientales adecuadas que le permitieron prosperar”, asegura el doctor Tom Jefferson de la Universidad de Oxford.

Jefferson, quien es tutor principal asociado en el Centro de Medicina Basada en la Evidencia (CEBM) de la Universidad de Oxford, y profesor visitante en la Universidad de Newcastle, indica que cada vez hay más pruebas que demuestran que el coronavirus pudo no originarse en china, sino que “estaba en otro lugar antes de que surgiera en Asia.”

Estos comentarios fueron citados a penas el domingo en el Daily Telegraph, en medio de los recientes informes de que se han encontrado rastros del virus SARS-CoV-2 en muestras tomadas de varios países mucho antes de que se registraran los primeros casos de COVID-19.

El doctor Jefferson señala que el virus que provoca la enfermedad de COVID-19 ha permanecido latente en todo el mundo por lo que puede activarse cuando las condiciones son favorables, y no se originó en China.

Por ello, dice que es importante estudiar el origen del virus y sus variaciones genéticas, ya que la creciente evidencia ha sugerido que el virus puede existir en las aguas residuales y puede transmitirse a través de las heces.

¿Dónde pudo originarse el coronavirus?

Anteriormente, los virólogos de España detectaron el coronavirus en muestras tomadas de aguas residuales recolectadas en Barcelona en marzo de 2019, y sus contrapartes en Italia también encontraron rastros del virus en las aguas residuales de Milán y Turín en diciembre pasado.

Además, Brasil informó recientemente del descubrimiento del nuevo coronavirus en muestras de aguas residuales de noviembre pasado.

Todos estos hallazgos mencionados anteriormente proporcionan evidencia de que la enfermedad mortal existía mucho antes de que pudiera originarse en China.

El Dr. Jefferson, junto con Carl Heneghan, director del CEBM, pidió una investigación más profunda de por qué el virus a menudo se puede encontrar en fábricas de alimentos y talleres de procesamiento de carne, señalando un brote reciente en Alemania.

También argumentaron que las condiciones frescas en los baños públicos también probablemente han permitido que el virus prospere.

Colocado por Redacción

Durante una semana los jóvenes han intentado ingresar para registrarse sin tener una éxito

Continúa el programa de bacheo del Gobierno de Victoria