Sobresale México en los premios platino

0
21

México ha sido reivindicado al fin en los Premios Platino. Roma, de Alfonso Cuarón, ha triunfado en la sexta edición de los reconocimientos iberoamericanos, que ha repetido gala en el país norteamericano por segundo año consecutivo. La obra del cineasta estira un inolvidable paso por la temporada de galardones, que parecía haberse apagado tras su presencia en los Oscar. La producción de Netflix alarga el palmarés gracias a estos premios con sabor de turismo all inclusive y con una alfombra roja donde muchos han sudado la gota gorda en el calor tropical de la Riviera Maya.

Roma, protagonizada por Marina de Tavira y Yalitza Aparicio, consiguió cinco estatuillas (Fotografía, Sonido, Guion, Dirección y Película). El momento mexicano lo ha logrado, casi en solitario y a excepción de la categoría de Sonido, el genio de Cuarón, quien no estuvo presente en la ceremonia. Pero han sido los españoles quienes más premios se han llevado a casa, mostrando la variedad de la oferta y capacidad de su industria. El silencio de los otros, un documental sobre las víctimas del franquismo y Un día más con vida, una cinta animada sobre el periodista polaco Ryszard Kapuscinski fueron ejemplos distintivos de esta pluralidad. Campeones, la cinta ganadora del Goya a mejor película, se quedó solamente con un reconocimiento por su “educación en valores”.

Antonio de la Torre, quien recogió en febrero su segundo Goya tras 13 nominaciones, también fue reconocido por su protagónico en El reino, el viaje de Rodrigo Sorogoyen al mundo de la corrupción política española. Al subir al escenario, el actor dedicó unas palabras a Alfredo Pérez Rubalcaba, el exvicepresidente del Gobierno fallecido el viernes 10 de mayo. De la Torre reveló en su discurso que el político socialista hizo observaciones, y algunas notas, al guion de Isabel Peña y Sorogoyen.

Ana Brun fue nombrada mejor actriz por Las herederas. Esta pequeña película paraguaya ha dado notoriedad a la casi inexistente industria cinematográfica de aquella nación sudamericana. La película estrenada en la Berlinale de 2018, donde Brun también fue premiada, ha obligado a los amantes del cine a mirar al sur gracias a la historia de una pareja de lesbianas que ocultan su relación por la conservadora sociedad en la que vive. Su director, Marcelo Martinessi, también se llevó el Platino por ópera prima, como hizo en los Premios Fénix de diciembre pasado.

Enrique Cerezo, productor de cine y director de los Platino, habló recientemente de cómo sus premios intentan consolidar el “star system” iberoamericano. Pero esa supuesta constelación de interpretes y autores de la región no brilló como se hubiera esperado en la gala conducida por Santiago Segura y Cecilia Suárez en Xcaret, un parque temático de Playa del Carmen. La ceremonia, también hay que decirlo, estuvo cargada de cierto exotismo y tuvo varios errores técnicos. Sus organizadores deben de encontrar una sede a la altura del camino de madurez que enfilan los Platino.

La supuesta pléyade mencionada por Cerezo estuvo compuesta por estrellas fugaces. La sexta edición de los galardones también estuvo marcada por las ausencias, además de la ya mencionada del cineasta mexicano, de Penélope Cruz, Javier Bardem, Diego Luna y Alberto Iglesias, todos nominados. No deja de ser irónico que Raphael, quien ha filmado únicamente nueve películas, haya sido reconocido por su trayectoria con un Platino de honor en un evento que presume en cada posibilidad la influencia y buena salud del cine en Iberoamérica. “Que me den un premio por mi cine es una gran sorpresa”, admitió el cantante jienense el sábado.

El triunfo de Roma no ha sido la única victoria de Netflix en la noche. La compañía estadounidense también se impuso en las categorías de actuación de series. Diego Luna ganó por la encarnación del tímido capo Miguel Ángel Félix Gallardo en Narcos: México. La también mexicana Cecilia Suárez obtuvo el premio por La casa de las flores, la comedia de Manolo Caro que estrenará nueva temporada este año.

Comentarios

comentarios